Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 49. Núm. 8.
Páginas 367-368 (Agosto 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 49. Núm. 8.
Páginas 367-368 (Agosto 2013)
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.arbres.2012.12.004
Acceso a texto completo
Guía GesEPOC y pacientes ancianos
GesEPOC Guidelines and Elderly Patients
Visitas
...
Nicolás Martínez Velilla
Servicio de Geriatría, Complejo Hospitalario de Navarra, Pamplona, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Director:

Quiero transmitir mi enhorabuena a todos los profesionales que han desarrollado la guía GesEPOC por su excelente revisión y recomendaciones1. Sin embargo, lamento las dificultades para extrapolar sus conclusiones al tipo de paciente que veo habitualmente en los Servicios de Geriatría, pese a que el diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), o de sus respectivas exacerbaciones, es uno de los más importantes. De hecho, es sorprendente la exclusión de los pacientes mayores de 80años en alguno de los estudios más importantes a nivel nacional de prevalencia de EPOC2, cuando todos los estudios apuntan a que en los ancianos es una de las patologías más importantes y prevalentes, o la escasa mención que se hace al paciente anciano en la guía.

En numerosas disciplinas se excluye de manera rutinaria al anciano de los ensayos, dada la importante complejidad de interpretación que suponen poblaciones con multimorbilidad, de tal manera que las evidencias demostradas en población joven y generalmente en mejor estado de salud se suponen válidas para la población de mayor edad. Sin embargo, en el caso de la EPOC, extrapolar las evidencias demostradas en población más joven tiene una serie de importantes limitaciones.

A nivel diagnóstico, por ejemplo, algunos pacientes pueden presentar, entre otras limitaciones, hipoacusia, déficit visual o sarcopenia, que dificultan la realización correcta de una espirometría, y consecuentemente su interpretación. En un contexto de deterioro funcional o cognitivo, la realización de pruebas complejas o incluso algo tan sencillo como la prueba de los 6min de marcha pueden ser de difícil cumplimiento e interpretación. La mayor parte de las guías clínicas tienen numerosas limitaciones, pues no valoran el amplio espectro de necesidades del paciente anciano, y la evidencia que arrojan dichas guías habitualmente infravalora la prevalencia de efectos secundarios, la multimorbilidad y la polifarmacia, así como los aspectos funcionales, cognitivos y sociales, además de no ser acordes a la realidad clínica3-5. A nivel terapéutico, hay que tener especial consideración con la iatrogenia que podemos introducir en pacientes ya polimedicados, pues muchos de los fármacos utilizados de forma habitual en la EPOC pueden tener importantes efectos secundarios en el anciano. Además, la realización incorrecta de la terapia inhalada condiciona no solo el posible incumplimiento terapéutico, sino también un inferior rendimiento de los tratamientos convencionales. Dada la gran heterogeneidad de dicha población, se requieren guías específicas adaptadas y estratificadas según grados de fragilidad, como ya se ha empezado a realizar con algunas patologías como la diabetes6.

Por todo ello, considero que la aplicación de la nueva guía de práctica clínica para el tratamiento de los pacientes con EPOC (GesEPOC), aunque muy útil, tiene limitaciones en su aplicación a pacientes ancianos y podría mejorarse de forma sustancial en dicho sector poblacional. A pesar de las evidentes limitaciones para abarcar de manera universal todos los aspectos de la EPOC, destinar un apartado exclusivo al paciente anciano aportaría importantes beneficios en su manejo clínico. Animo a los autores a contar en futuras ediciones con las sociedades de geriatría, las cuales podrían aportar un punto de vista complementario.

Bibliografía
[1]
M. Miravitlles, J.J. Soler-Cataluña, M. Calle, J. Molina, P. Almagro, J.A. Quintano.
Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Tratamiento farmacológico de la EPOC estable.
Arch Bronconeumol, 48 (2012), pp. 247-257
[2]
M. Miravitlles, J.B. Soriano, F. Garcia-Rio, L. Munoz, E. Duran-Tauleria, G. Sanchez, et al.
Prevalence of COPD in Spain: impact of undiagnosed COPD on quality of life and daily life activities.
Thorax, 64 (2009), pp. 863-868
[3]
T.R. Fried, C.A. Vaz Fragoso, M.W. Rabow.
Caring for the older person with chronic obstructive pulmonary disease.
JAMA, 308 (2012), pp. 1254-1263
[4]
V.S. Fan, J.M. Gaziano, R. Lew, J. Bourbeau, S.G. Adams, S. Leatherman, et al.
A comprehensive care management program to prevent chronic obstructive pulmonary disease hospitalizations: a randomized, controlled trial.
[5]
P. Almagro Mena, M. Llordes Llordes.
Enfermedad pulmonar obstructiva en el anciano.
Rev Esp Geriatr Gerontol, 47 (2012), pp. 33-37
[6]
A.J. Sinclair, G. Paolisso, M. Castro, I. Bourdel-Marchasson, R. Gadsby, L. Rodriguez Manas.
European Diabetes Working Party for Older People 2011 clinical guidelines for type 2 diabetes mellitus. Executive summary.
Diabetes Metab, 37 (2011), pp. S27-S38
Copyright © 2012. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.