Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
SEPAR habla
Open Access
Disponible online el 17 de Abril de 2021
Documento internacional de consenso sobre apnea obstructiva del sueño
International Consensus Document on Obstructive Sleep Apnea
Visitas
...
Olga Medianoa,b,c,
Autor para correspondencia
olgamediano@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Nicolás González Mangadoc,d, Josep M. Montserratc,e, M. Luz Alonso-Álvarezc,f, Isaac Almendrosc,g, Alberto Alonso-Fernándezc,h, Ferran Barbéc,i, Eduardo Borsinic,j, Candelaria Caballero-Erasok,c, Irene Cano-Pumaregac,l, Felix de Carlos Villafrancam, Carmen Carmona-Bernaln, Jose Luis Carrillo Alduendao, Eusebi Chinerp, José Aurelio Cordero Guevaraq, Luis de Manuelr, Joaquín Durán-Cantollas, Ramón Farréc,g, Carlos Franceschinit, Carles Gaigu, Pedro Garcia Ramosv, Francisco García-Ríoc,w, Onintza Garmendiax, Teresa Gómez Garcíac,y, Silvia González Pondalc,y, M. Blanca Hoyo Rodrigoz, Albert Lecubeaa,ab, Juan Antonio Madridac,ad, Lourdes Maniegas Lozanoae,d, José Luis Martínez Carrascoaf, Juan Fernando Masaag,c, María José Masdeu Margalefc,ah, Mercè Mayos Pérezc,ai, Enrique Mirabet Lisaj, Carmen Monasterioc,ak, Nieves Navarro Sorianoal, Erika Olea de la Fuenteam, Guillermo Plazaan,ao, Francisco Javier Puertas Cuestaap, Claudio Rabecaq, Pilar Resanoa, David Rigauar, Alejandra Ronceroas, Concepción Ruizu, Neus Salordak, Adriana Saltijeralat, Gabriel Sampol Rubioc,au, M. Ángeles Sánchez Quirogaav,c, Óscar Sans Capdevilaaw, Carlos Teixeiraax, Francisco Tinahones Madueñoay,bf, Sônia Maria Togeiroaz, María Fernanda Troncos Acevedoba, Leslie Katherine Vargas Ramírezbb, Joao Winckbc, Nerea Zabala Urionaguenabd, Carlos Egeac,be, el Spanish Sleep Network
a Unidad de Sueño, Departamento de Neumología, Hospital Universitario de Guadalajara, Guadalajara, España
b Departamento de Medicina, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, Madrid, España
c Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), Madrid, España
d Neumología, Unidad Multidisciplinar de Sueño (UMS), Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
e Unidad Multidisciplinar de Patología del Sueño y VNID, Servei de Pneumologia, Institut Clínic Respiratori, Hospital Clínic, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
f Unidad de Sueño, Dr. J. Terán Santos, Departamento de Neumología, Hospital Universitario de Burgos, Burgos, España
g Unitat de Biofísica i Bioenginyeria, Facultat de Medicina i Ciències de la Salut, Universitat de Barcelona, Institut d’Investigacions Biomediques August Pi Sunyer, Barcelona, España
h Servicio de Neumología, Hospital Universitario Son Espases, Instituto de Investigación Sanitaria de las Islas Baleares (IdISBa), Palma, Baleares, España
i Group of Translational Research in Respiratory Medicine, IRBLleida, Hospital Universitari Arnau de Vilanova y Santa Maria, Lleida, España
j Unidad de Sueño y Ventilación, Hospital Británico de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina
k Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño, Unidad Médico-Quirúrgica de Enfermedades Respiratorias, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España
l Unidad de Sueño, Departamento de Neumología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS), Madrid, España
m Servicio de Estomatología, Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Universidad de Oviedo, Oviedo, Asturias, España
n Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño, Unidad Médico-Quirúrgica de Enfermedades Respiratorias, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España
o Unidad de Medicina del Sueño, Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas, Ciudad de México, México
p Unidad Multidisciplinar del Sueño, Servicio de Neumología, Hospital Universitario San Juan de Alicante, San Juan de Alicante, Alicante, España
q Grupo de Investigación en Epidemiología y Salud Pública, Unidad de Metodología y Estadística, Instituto de Investigación Sanitaria Bioaraba, Vitoria-Gasteiz, Álava, España
r Corte del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, Madrid, España
s Servicio de Investigación, Instituto de Investigación, OSI Araba, Hospital Universitario de Araba, Vitoria-Gasteiz, Álava, España
t Unidad de Sueño y Ventilación Mecánica, Hospital Cosme Argerich, Buenos Aires, Argentina
u Servicio de Neurología, Unidad Multidisciplinar de Sueño, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España
v Centro de Salud Don Benito Oeste, Servicio Extremeño de Salud, Don Benito, Badajoz, España
w Unidad de Sueño, Servicio de Neumología, Hospital Universitario La Paz, IdiPAZ, Departamento de Medicina, Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, España
x Unidad del Sueño, Servicio de Neumología, Hospital Clínic, Barcelona, España
y Servicio de Odontología y Unidad Multidisciplinar del Sueño del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Sociedad Española de Medicina Dental del Sueño (SEMDeS), Madrid, España
z Sociedad Española de Neurofisiología Clínica (SENFC), Oviedo, Asturias, España
aa Grupo de investigación en Obesidad, Diabetes y Metabolismo (ODIM), Servicio de Endocrinología y Nutrición, Hospital Universitari Arnau de Vilanova, Institut de Recerca Biomèdica de Lleida (IRBLleida), Universitat de Lleida, Lleida, España
ab Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), Madrid, España
ac Laboratorio de Cronobiología, Universidad de Murcia, IMIB-Arrixaca, Murcia, España
ad Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBERFES), Instituto de Salud Carlos III, Madrid, España
ae Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
af Centro de Salud Fuencarral, Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, España
ag Hospital San Pedro de Alcántara, Instituto Universitario de Investigación Biosanitaria en Extremadura (INUBE), San Pedro de Alcántara, Cáceres, España
ah Unidad Multidisciplinar del Sueño, Hospital Universitari Parc Taulí, Institut d’Investigació i Innovació Parc Taulí, Universitat Autònoma de Barcelona, Sabadell, Barcelona, España
ai Unidad de Sueño, Servicio de Neumología, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Departamento de Medicina, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
aj Sociedad Española de Medicina del Tráfico (SEMT), Madrid, España
ak Unidad Multidisciplinar del Sueño, Hospital Universitario de Bellvitge, Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), Barcelona, España
al Unidad de Sueño, Servicio de Neumología, Hospital Clínico Universitario, Valencia, España
am Servicio de Anestesiología y Reanimación, Hospital Universitario Araba, Vitoria-Gasteiz, Álava, España
an Servicio de Otorrinolaringología, Hospital Universitario de Fuenlabrada, Universidad Rey Juan Carlos, Fuenlabrada, Madrid, España
ao Hospital Universitario La Zarzuela, Madrid, España
ap Unidad de Sueño, Servicio de Neurofisiología, Hospital Universitario de La Ribera, Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Universidad Católica de Valencia, Alzira, Valencia, España
aq Service de Pneumologie et Réanimation Respiratoire, Centre Hospitalier et Universitaire de Dijon, Dijon, Francia
ar Centro Cochrane Iberoamericano, Barcelona, España
as Unidad Multidisciplinar del Sueño, Servicio de Neumología, Hospital San Pedro, Logroño, La Rioja, España
at Servicio de Cardiología, Hospital Universitario del Tajo, Universidad Alfonso X El Sabio, Aranjuez, Madrid, España
au Unidad Multidisciplinar del Sueño, Servicio de Neumología, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Universidad Autónoma de Barcelona, Barcelona, España
av Hospital Virgen del Puerto, Instituto Universitario de Investigación Biosanitaria en Extremadura (INUBE), Plasencia, Cáceres, España
aw Unidad del Sueño, Servicio de Neurología Pediátrica, Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona, España
ax European Society of Sleep Technologists (EEST), Porto, Portugal
ay Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), Madrid, España
az Disciplina de Pneumologia, Departamento de Medicina; Disciplina de Medicina y Biologia del Sueño - Departamento de Psicobiologia, Universidade Federal de São Paulo, São Paulo, Brasil
ba Servicio de Neumología, Unidad Multidisciplinar del Sueño, Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
bb Instituto Neumológico del Oriente, Bucaramanga, Santander, Colombia
bc Faculdade de Medicina, Universidade do Porto, Porto, Portugal
bd Unidad del Sueño, Hospital Universitario Cruces, Barakaldo, Bizkaia, España
be Unidad Funcional de Sueño, Hospital Universitario Araba, OSI Araba, Vitoria-Gasteiz, Álava, España
bf Servicio de Endocrinología, Hospital Virgen de la Victoria, (IBIMA), Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), 28029, Madrid, Spain
Recibido 03 febrero 2021. Aceptado 15 marzo 2021
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (12)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (5)
Tabla 1. Clasificación del grado de acuerdo de los aspectos incluidos
Tabla 2. Estudios que informan de datos de prevalencia de la apnea obstructiva del sueño específicos de cada país
Tabla 3. Consecuencias de la apnea obstructiva del sueño: prevalencia, incidencia, consecuencias y efecto del tratamiento
Tabla 4. Resumen de la evidencia científica existente sobre la eficacia del tratamiento con dispositivos de avance mandibular en pacientes con apnea obstructiva del sueño
Tabla 5. Resumen de la evidencia actual e indicaciones sobre otras terapias alternativas para el manejo de la AOS
Mostrar másMostrar menos
Material adicional (25)
Resumen

El objetivo principal de este documento internacional de consenso sobre apnea obstructiva del sueño es proporcionar unas directrices que permitan a los profesionales sanitarios tomar las mejores decisiones en la asistencia de los pacientes adultos con esta enfermedad según un resumen crítico de la literatura más actualizada. El grupo de trabajo de expertos se ha constituido principalmente por 17 sociedades científicas y 56 especialistas con amplia representación geográfica (con la participación de 4 sociedades internacionales), además de un metodólogo experto y un documentalista del Centro Cochrane Iberoamericano. El documento consta de un manuscrito principal, con las novedades más relevantes, y una serie de manuscritos online que recogen las búsquedas bibliográficas sistemáticas de cada uno de los apartados del documento internacional de consenso. Este documento no cubre la edad pediátrica ni el manejo del paciente en ventilación mecánica crónica no invasiva (que se publicarán en sendos documentos de consenso aparte).

Palabras clave:
Apnea obstructiva del sueño
Diagnóstico
Tratamiento
Abstract

The main aim of this international consensus document on obstructive sleep apnea is to provide guidelines based on a critical analysis of the latest literature to help health professionals make the best decisions in the care of adult patients with this disease. The expert working group was formed primarily of 17 scientific societies and 56 specialists from a wide geographical area (including the participation of 4 international societies), an expert in methodology, and a documentalist from the Iberoamerican Cochrane Center. The document consists of a main section containing the most significant innovations and a series of online manuscripts that report the systematic literature searches performed for each section of the international consensus document. This document does not discuss pediatric patients or the management of patients receiving chronic non-invasive mechanical ventilation (these topics will be addressed in separate consensus documents).

Keywords:
Obstructive sleep apnea
Diagnosis
Treatment
Texto completo
Introducción y búsqueda bibliográfica

El objetivo principal de este documento internacional de consenso (DIC) sobre apnea obstructiva del sueño (AOS) es proporcionar unas directrices que permitan a los profesionales sanitarios tomar las mejores decisiones en la asistencia de los pacientes adultos con esta enfermedad según un resumen crítico de la literatura más actualizada. Este documento no cubre la edad pediátrica ni el manejo del paciente en ventilación mecánica crónica no invasiva (que se publicarán en sendos documentos de consenso aparte).

El grupo de trabajo se ha constituido principalmente por 17 sociedades científicas y 56 especialistas con amplia representación geográfica (con la participación de 4 sociedades internacionales), además de un metodólogo experto y un documentalista del Centro Cochrane Iberoamericano, que participaron como asesores y efectuaron la búsqueda sistemática de la literatura.

La estrategia de búsqueda de la literatura se diseñó para identificar, en primer lugar, revisiones sistemáticas publicadas en los últimos 10 años en inglés o español y, posteriormente, ensayos clínicos aleatorizados, estudios observacionales, guías de práctica clínica y estudios económicos según la temática de cada apartado. Para identificar los distintos tipos de diseños se utilizaron filtros metodológicos validados.

La búsqueda se realizó en MEDLINE (vía PubMed), EMBASE (vía Ovid), The Cochrane Library y CENTRAL (detallado en el material online).

Metodología

Para la elaboración de este documento se utilizó una adaptación del método RAND-UCLA1,2. Las organizaciones responsables y la coordinadora general del proyecto establecieron los aspectos a consensuar y la selección de los expertos y los responsables de los diferentes grupos de trabajo.

Se identificaron los aspectos que requerían una búsqueda sistemática de la literatura científica. Las búsquedas estructuradas fueron realizadas por documentalistas expertos. Posteriormente, la elaboración del documento se inició con un borrador preparado por los responsables de los grupos de trabajo. Los expertos de cada grupo expresaron su grado de acuerdo sobre los aspectos a consensuar (tabla 1 y fig. 1).

Tabla 1.

Clasificación del grado de acuerdo de los aspectos incluidos

  Puntuación mediana  Grado de acuerdo 
Bueno  Sin desacuerdo 
Malo  Sin desacuerdo 
Dudosoa  4-6 o desacuerdo
a

Los aspectos «dudosos» fueron sometidos a revisión en una evaluación presencial (segunda ronda).

Figura 1.

Diagrama del método utilizado (RAND/UCLA modificado).

(0,39MB).
Fisiopatología de la apnea obstructiva del sueño

La vía aérea superior (VAS) de los pacientes con apneas obstructivas tiende a colapsarse durante el sueño, resultando en la oclusión total o parcial de la misma. El cese de la respiración ocurre hasta que se produce un microdespertar, que reactiva la musculatura logrando su reapertura. El episodio apneico aparece cuando estos factores que tienden a cerrar la luz de la vía aérea no pueden contrarrestarse con la capacidad de los músculos dilatadores de la faringe y/o de los centros respiratorios que la mantienen abierta (fig. 2).

Figura 2.

Resumen global del proceso fisiológico y biológico producido durante la apnea obstructiva del sueño. Como puede observarse en la parte superior izquierda de la figura, la obstrucción de la vía aérea superior (VAS) es consecuencia de un desequilibrio entre las fuerzas que tienden a mantenerla abierta (actividad de su musculatura) frente a aquellas que tienden a cerrarla (factores anatómicos). Este desequilibrio da lugar a un aumento de la colapsabilidad de la VAS, produciéndose el episodio respiratorio (apnea o hipopnea). Se estima que un 19% de la población general tiene un número de apneas-hipopneas por hora superior a 103. Estos episodios conllevan una serie de cambios fisiológicos (hipoxia, despertares transitorios y cambios de presión intratorácica), así como biológicos (inflamación, estrés oxidativo, entre otros). Dependiendo de los fenómenos de adaptación individuales, estos episodios dan lugar a enfermedad secundaria en forma de síntomas o constituyen factores de riesgo para el desarrollo de diversas entidades (HTA, entre otras). Diversos factores genéricos modulan la predisposición a estas consecuencias. AOS: apnea obstructiva del sueño; HTA: hipertensión arterial; IAH: índice de apnea-hipopnea.

(0,27MB).
Definición de la apnea obstructiva del sueño

Con respecto a la actualización de la nomenclatura del síndrome de apneas del sueño, este DIC propone reintroducir el término «obstructiva» en las siglas aceptadas en 2005, dado que define la naturaleza de la enfermedad y, de esta manera, la diferencia claramente de la apnea central del sueño. Se decide simplificar la nomenclatura y eliminar la palabra «hipopnea», así como la palabra «síndrome», que es una terminología anticuada que se aleja de la realidad actual de la enfermedad. Por tanto, se recomienda usar la denominación de «apnea obstructiva del sueño» y sus siglas «AOS».

En relación con la definición, este DIC considera AOS cuando se cumplen los puntos 1 o 2:

  • 1.

    La presencia de un índice de apneas-hipopneas (IAH)15/h, predominantemente obstructivas.

  • 2.

    La presencia de un IAH5/h acompañado de uno o más de los siguientes factores: excesiva somnolencia durante el día, sueño no reparador, cansancio excesivo y/o deterioro de la calidad de vida relacionada con el sueño, no justificables por otras causas.

En cuanto a la valoración de la gravedad de la AOS, este DIC considera limitada la clasificación basada únicamente en el IAH, ya que no refleja la heterogeneidad de la enfermedad. En línea con el pensamiento actual de la comunidad científica4,5, considera prioritaria la búsqueda de nuevas escalas que reflejen esta heterogeneidad y sean predictoras de sus efectos a largo plazo. Dado que no existe a día de hoy una escala validada y aunque no están claramente establecidos los factores ni puntos de corte que conducen a la condición de gravedad, este DIC recomienda tener en cuenta: IAH; tiempo con saturación de oxihemoglobina por debajo del 90%, como reflejo de la hipoxemia; somnolencia diurna; grado de obesidad medido por el índice de masa corporal y comorbilidades (factores de riesgo o enfermedad cardiovascular) que se han relacionado con la AOS (hipertensión arterial [HTA], especialmente si es resistente al tratamiento o tiene un patrón non-dipper; diabetes mellitus tipo 2 [DM2]; dislipidemia; enfermedad coronaria; ictus; insuficiencia cardíaca o fibrilación auricular) (fig. 3).

Figura 3.

Valoración de la gravedad del paciente con apnea obstructiva del sueño (AOS) en función de distintos parámetros objetivos recomendada por el Documento Internacional de Consenso. CI: cardiopatía isquémica; CT 90%: tiempo acumulado con saturación de oxihemoglobina por debajo del 90%; CV: enfermedad cardiovascular o cerebrovacular; DLP: dislipidemia; DM2: diabetes mellitus tipo 2; EPWORTH: escala de somnolencia de Epworth; EVC: enfermedad vascular cerebral; FRCV: factores de riesgo cardiovascular; HTA: hipertensión arterial; IAH: índice de apnea-hipopnea; ICC: insuficiencia cardíaca congestiva; IMC: índice de masa corporal.

(0,2MB).
Prevalencia de la apnea obstructiva del sueño

La AOS es uno de los trastornos del sueño más prevalentes, aunque con gran variabilidad entre los diversos estudios epidemiológicos publicados en función de la metodología empleada, la inclusión de series clínicas o poblacionales, los criterios diagnósticos y la valoración de gravedad. Recientemente se ha publicado un estudio cuyo objetivo ha sido analizar la carga mundial global que representa esta entidad6, en la que esta varía entre un 4 y un 30%, y cuyos resultados se resumen en la tabla 2.

Tabla 2.

Estudios que informan de datos de prevalencia de la apnea obstructiva del sueño específicos de cada país

País  Autor  Rango de edad  Hombres (%)  Criterios de análisis  IAH>5Hombre; mujer  IAH>15Hombre; mujer 
Australia  Marshall NS, 2008  40-65  73  AASM 2012  25,5%; 23,5%  4,7%; 4,9% 
Brasil  Tufik S, 2010  20-80  45  AASM 2007  46,5%; 30,6%  24,8%; 9,6% 
Alemania  Fietze I, 2018  20-81  54  AASM 2007  59,4%; 33,2%  29,7%; 13,2% 
Hong Kong  Ip MS, 2001  30-60  100  AASM 2007  8,8%  5,3% 
Hong Kong  Ip MS, 2004  30-60  AASM 2007  3,7%  1,9% 
Islandia  Arnardottir ES, 2016  40-65  AASM 2007  13,3% 10,8%  10,6% 4,8% 
Japón  Nakayama-Ashida Y, 2008  23-59  AASM 2012  59,7%  22,3% 
Nueva Zelanda  Mihaere KM, 2009  30-59  AASM 2007  12,5%; 3,4%  3,9%; 0,2% 
Noruega  Hrubos-Strom H, 2011  30-65  55  AASM 2007  21%; 13%  11,0%; 6,0% 
Polonia  Plywaczewski R, 2008  41-72  54  AASM 2007  36,2%; 18,4%  15,8%; 7,6% 
Corea del Sur  Kim J, 2004  40-69  69  AASM 2007  27,1%; 16,8%  10,1%; 4,7% 
Singapur  Tan A, 2016  21-79  50  AASM 2007  62,3%; 62,3%  26,1%; 26,1% 
Singapur  Tan A, 2016  21-79  50  AASM 2012  70,8%; 70,8%  30,5%; 30,5% 
Suiza  Heinzer R, 2015  40-85  48  AASM 2012  83,8%; 60,8%  49,7%; 23,4% 
EE. UU.  Peppard PE, 2013  30-70  55  AASM 2007  33,9%; 17,4%  13,0%; 6,0% 
España  Duran J, 2001  30-70  49  AASM 2007  26,2%; 28,0%  14,2% 7,0% 

AASM: Academia Americana de Medicina del Sueño; IAH: índice de apnea-hipopnea.

Consecuencias de la apnea obstructiva del sueño

Los principales mecanismos fisiopatológicos que explican la asociación entre la AOS y sus consecuencias son la hipoxia intermitente, la fragmentación del sueño y los cambios de presión intratorácica, además de una serie de elementos intermedios (fig. 4).

Figura 4.

Consecuencias de la apnea obstructiva del sueño (AOS) y sus mecanismos fisiopatológicos.

Modificada y reproducida con permiso del Manual SEPAR de Neumología y Cirugía Torácica.

(0,23MB).

En la tabla 3 se resume la evidencia científica que existe en la asociación entre la AOS y sus diferentes consecuencias. La AOS aumenta el riesgo de accidentabilidad laboral y de tráfico. En el ámbito cardiovascular, una de las manifestaciones cardiovasculares más estudiadas y en la que existe mayor evidencia es la HTA. La prevalencia de AOS en la DM2 es muy elevada y es un factor de riesgo independiente de DM2 incidente. La AOS también es muy frecuente en la enfermedad coronaria, pero sus consecuencias clínicas y el efecto del tratamiento muestran datos discrepantes. De igual modo, la AOS aumenta el riesgo de tener un ictus y podría condicionar un mayor deterioro funcional/cognitivo y una mayor mortalidad. La prevalencia de trastornos respiratorios del sueño en la insuficiencia cardíaca es muy elevada e incrementa el riesgo de nuevos episodios y podría aumentar la mortalidad. Los trastornos del ritmo cardíaco, la tromboembolia pulmonar y la hipertensión arterial pulmonar son consecuencias clínicas que tienen también una frecuencia de AOS muy elevada. Asimismo, la AOS grave se asocia a un mayor riesgo de incidencia por cáncer, mortalidad y agresividad del tumor (melanoma), si bien la evidencia actual todavía no es contundente. Respecto al ámbito neurocognitivo, la AOS provoca un mayor deterioro cognitivo (principalmente en la función ejecutiva, la atención y la memoria) y se asocia de forma bidireccional a la depresión.

Tabla 3.

Consecuencias de la apnea obstructiva del sueño: prevalencia, incidencia, consecuencias y efecto del tratamiento

  Bibliografía  Prevalencia y asociación  Consecuencias  Efecto del tratamiento 
Accidentes de tráfico y laborales  Terán-Santos, 2017Tregear, 2010  La AOS aumenta 3-6 veces el riesgo de accidente de tráfico. El 7% de los accidentes de tráfico en hombres son secundarios a AOSEl riesgo de accidentes laborales se duplica en la AOS (especialmente en conductores profesionales)  La AOS se incluye entre los criterios de aptitud psicofísica para obtener/prorrogar el permiso de conducción (Directiva de la Unión Europea 2014/85/EU)  La CPAP disminuye el riesgo de accidentes de tráfico y los costes derivados 
HTA  Javaheri, 2020Martínez-García, 2013Martínez-García, 2019Mazzotti, 2019  El 50% de AOS moderada-grave tiene HTA. El 30% de HTA (70% con HTA resistente), tiene AOS. Asociación independiente AOS-HTA. Relación dosis-respuesta. Mayor frecuencia de comportamiento non-dipping  La AOS se ha posicionado como la primera causa de HTA secundariaExisten datos discordantes en relación a si la AOS incrementa el riesgo de incidencia de HTA  La CPAP reduce discretamente la presión arterial (PA sistólica en 2-2,5mmHg y diastólica en 1-1,5mmHg). Probablemente tiene mayor efecto en pacientes con comportamiento non-dipping de la PA y en HTA resistente y refractaria 
Enfermedad cerebrovascular  Boulos, 2021Dong, 2018Javaheri, 2020Kang, 2020  La AOS es muy frecuente (60%) en la enfermedad cerebrovascular isquémica y embólica. La AOS aumenta 2-3 veces el riesgo de ictus  La AOS podría generar mayor deterioro funcional y cognitivo y mayor mortalidad después de un accidente cerebrovascularExisten datos discordantes en relación a si la AOS incrementa el riesgo de incidencia de ictus  La CPAP podría mejorar la recuperación tras un episodio de ictus. Datos no aclarados en relación a mortalidad 
Arritmias  Qureshi, 2015Mehra, 2006Kwon, 2017  Prevalencia de trastornos del ritmo cardíaco del 50% en AOS; los más habituales son: bloqueo auriculoventricular, pausas sinusales y extrasístoles auriculares y ventriculares. La frecuencia aumenta con la gravedad de AOS y de la hipoxia asociada. El 20-80% de los pacientes con FA tienen AOS y el 3-5% de AOS presenta FA  La AOS incrementa el riesgo de incidencia (relación dosis-respuesta) y de recurrencia de la FA  Estudios observacionales muestran que la CPAP reduce la tasa de recurrencia de FA después de recuperar ritmo sinusal tras una ablación No existen ensayos clínicos 
Cardiopatía isquémica  Javaheri, 2017Sánchez de la Torre, 2020McEvoy, 2016  La prevalencia de AOS en la enfermedad coronaria es del 38-65%  La AOS puede empeorar el pronóstico de pacientes con enfermedad coronaria previa, incrementando el riesgo de nuevos episodios cardiovasculares y de reestenosis tras revascularización. No obstante, datos recientes no muestran diferencias en el número de nuevos eventos cardiovasculares en AOS moderada-grave no tratada, pero sin somnolencia  Estudios observacionales muestran que la CPAP disminuye los episodios cardiovasculares, pero ensayos clínicos en pacientes sin somnolencia no encuentran efectos beneficiosos en prevención secundaria 
Tromboembolia pulmonar  Alonso-Fernández, 2013Alonso-Fernández, 2016  La AOS es un factor de riesgo de TEP independiente de la edad  Podría incrementar el riesgo de recurrencia y de mayor gravedad, pero existe poca evidencia  Se desconoce 
Hipertensión arterial pulmonar  Arias, 2006Sajkov, 2009  La HTP es una enfermedad prevalente en la AOS (20-30%), pero la gravedad de la misma es leve  Significado clínico incierto. Actualmente no existe evidencia suficiente para recomendar investigar la existencia de HTP en pacientes con AOS, pero sí se recomienda descartar AOS en el estudio de pacientes con HTP  La CPAP mejora la función cardíaca derecha y reduce las presiones pulmonares 
Insuficiencia cardíaca  Javaheri, 2020  La prevalencia de AOS y ACS en la ICC es elevada (50-75%). La prevalencia de ICC en la AOS es el doble que en controles sanos y es similar tanto en la insuficiencia cardíaca estable con fracción de eyección preservada como en la reducida  La AOS aumenta el riesgo de ICC incidentePeor pronóstico y mayor mortalidad de ICC si coexiste con AOS o ACS  La CPAP mejora la PA, el tono simpático, la fracción de eyección del ventrículo izquierdo y la calidad de vida en estos pacientes, pero no la mortalidad 
Diabetes mellitus, síndrome metabólico  Anothaisintawee, 2016Martínez-Cerón, 2016Shang, 2021  La prevalencia de la AOS en DM2 es muy elevada (60-85%)La prevalencia de SM en pacientes con AOS es 6-9 veces más frecuente que en la población general  La AOS es un factor de riesgo independiente de desarrollar DM2, que se incrementa si existe excesiva somnolencia diurna o un mayor grado de hipoxemia nocturnaPeor control metabólico si coexisten DM2 y AOS, aunque se desconoce si presenta más riesgo de complicaciones a medio-largo plazo  La CPAP con buena adherencia mejora la resistencia a la insulina y podría contribuir a un mejor control glucémico, pero existen resultados divergentes 
Cáncer  Nieto, 2012Campos- Rodriguez, 2013Martínez-García, 2016Martínez-García, 2018  Varios estudios muestran una asociación entre AOS e incidencia de cáncer, siendo mayor en los pacientes jóvenes  La gravedad de la AOS y la hipoxia nocturna se asocian a mayor mortalidad por cáncer, mayor incidencia en algunos tipos de cáncer (melanoma, pulmón), agresividad del tumor (melanoma) y capacidad metastásica (animales)  No existen ensayos clínicos 
Neurodegeneración  Emamian, 2016Bubu, 2020  Prevalencia de afectación cognitiva 2,5-50%. La EA tiene un riesgo 5 veces mayor de tener AOS y el 50% de EA tiene AOS  La AOS puede provocar mayor deterioro cognitivo y de forma más precoz (principalmente de la función ejecutiva, atención y memoria)  Existen resultados contradictorios sobre el efecto de la CPAP 
Depresión  Patil, 2019Edwards, 2020  Existe una relación bidireccional entre AOS y depresión. El riesgo de desarrollar depresión en la AOS es el doble, especialmente en mujeres (35 vs. 12-25% en hombres) y ancianos. El riesgo de presentar AOS en depresión es 5 veces mayor    Resultados discordantes, aunque parece que la CPAP mejora los síntomas depresivos en ancianos y mujeres 

ACS: apnea central del sueño; AOS: apnea obstructiva del sueño; CPAP: presión positiva continua en vía aérea superior; DM2: diabetes mellitus tipo 2; EA: enfermedad de Alzheimer; FA: fibrilación auricular; HTA: hipertensión arterial; HTP: hipertensión arterial pulmonar; ICC: insuficiencia cardíaca; IMC: índice de masa corporal; PA: presión arterial; SM: síndrome metabólico; TEP: tromboembolia pulmonar..

Algoritmo diagnóstico

Para una descripción detallada de la presentación clínica, la exploración física y las pruebas complementarias se remite al lector al material online. En este apartado nos limitaremos a describir el algoritmo diagnóstico propuesto por el DIC para la indicación de estudios de sueño.

Siendo una enfermedad de alta prevalencia, la AOS debería ser manejada por los diferentes niveles asistenciales del sistema sanitario para poder satisfacer la demanda que genera7. Por este motivo, se proponen 2 algoritmos diagnósticos. A nivel especializado (fig. 5), los pacientes con enfermedad respiratoria crónica moderada-grave, afección cardiovascular inestable, sospecha de otros trastornos del sueño que puedan ser la causa de síntomas o coexistir con la AOS, o algunos pacientes con trastorno ansioso-depresivo o insomnio son candidatos a estudio mediante polisomnografía (PSG). Los pacientes con baja probabilidad, según la valoración experta, pueden ser subsidiarios de seguimiento y corrección de otros factores influyentes o puede decidirse efectuar una PSG o poligrafía respiratoria. Aquellos con probabilidad intermedia a alta pueden ser evaluados mediante poligrafía respiratoria.

Figura 5.

Algoritmo propuesto para el diagnóstico de pacientes con sospecha de apnea obstructiva del sueño (AOS) a nivel especializado. DT: decisión terapéutica; ECP: enfermedad cardiopulmonar; ESD: excesiva somnolencia diurna; IAH: índice de apnea-hipopnea; PR: poligrafía respiratoria; PSG: polisomnografía.

*Se define intermedia-alta probabilidad por la presencia de ESD (Epworth>10) y 2 de los siguientes 3 criterios: ronquido intenso habitual, despertares asfícticos o apneas observadas y/o hipertensión arterial.

(0,29MB).

Se propone un segundo algoritmo para la atención primaria (fig. 6), donde los pacientes con alta probabilidad por hipersomnolencia (Epworth12) podrían ser evaluados mediante estudios simplificados con dispositivos de uno o 2 canales basados en oximetría y/o presión nasal8. Es muy importante recalcar que dicho manejo debe ser realizado siempre en coordinación con un laboratorio de sueño de referencia para recibir el apoyo necesario, y establecer protocolos ajustados según las necesidades. Existe la posibilidad de establecer una decisión terapéutica desde la atención primaria de forma coordinada con el nivel especializado, pero estos modelos pueden ser menos generalizables, aunque subsidiarios de aplicarse en áreas concretas con una validación previa9.

Figura 6.

Propuesta de algoritmo diagnóstico en pacientes con sospecha de apnea obstructiva del sueño (AOS) en atención primaria en coordinación con el laboratorio de sueño de referencia. DT: decisión terapéutica; ECP: enfermedad cardiopulmonar; ES: estudio simplificado (uno o 2 canales correspondientes a presión nasal y oximetría); ESD: excesiva somnolencia diurna; IAH: índice de apneas-hipopneas; IMC: índice de masa corporal.

*Se define alta probabilidad de AOS por la presencia de ESD con Epworth12 y 2 de los siguientes 3 criterios: ronquido alto habitual, despertares asfícticos o apneas observadas y/o hipertensión arterial.

**En estos casos puede ofrecerse la opción de un análisis manual del registro por parte del laboratorio de sueño coordinador para un diagnóstico más preciso.

(0,24MB).
Tratamiento médico de la apnea obstructiva del sueño: algoritmo terapéutico

Los objetivos del tratamiento de la AOS son resolver los signos y síntomas de la enfermedad, restaurar la calidad del sueño, normalizar el IAH, mejorar en lo posible la saturación de oxihemoglobina, reducir el riesgo de complicaciones y disminuir los costes de la enfermedad. Este DIC subraya que las distintas alternativas no son excluyentes y se recomienda una aproximación terapéutica de carácter multidisciplinar.

Todas las opciones médicas, quirúrgicas o físicas disponibles para el tratamiento de la AOS deben ser complementarias y no excluyentes. Se debe ofrecer a cada paciente el abanico más amplio de posibilidades y la utilización racional de todas ellas, ya sean aisladas o en combinación, y adaptadas a cada caso después de un estudio en profundidad y reforzando el papel del paciente en la toma de decisiones sobre su enfermedad. Esta debe ser la norma en el trabajo multidisciplinario1–3,6,8 (fig. 7).

Figura 7.

Abordaje multidisciplinario de la apnea obstructiva del sueño (AOS): todo es complementario, nada excluyente. CPAP: presión positiva continua en las vías respiratorias; DISE: drug-induced sleep endoscopy; VAS: vía aérea superior.

(0,22MB).

Se insiste en que antes de iniciar cualquiera de las alternativas terapéuticas el diagnóstico clínico de AOS tiene que ser confirmado por medio de un estudio de sueño validado según el algoritmo diagnóstico recomendado previamente. El algoritmo terapéutico (fig. 8) incluye:

  • 1.

    Se deben establecer medidas higiénico-dietéticas (fig. 9) en todos los pacientes con AOS, tanto si está indicado o no el tratamiento con presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP).

    Figura 9.

    Medidas higiénico-dietéticas recomendadas en todo paciente con apnea obstructiva del sueño, tenga o no indicación de presión positiva continua en las vías respiratorias.

    (0,86MB).
  • 2.

    Es imprescindible efectuar una valoración del paciente en la que se identifiquen aquellas entidades asociadas a la AOS y enfermedades causales potencialmente reversibles. Según ello, este DIC recomienda:

  • Tratamiento de la obesidad: se recomienda tratar el sobrepeso u obesidad en todos los pacientes con AOS. El tratamiento inicial debe enmarcarse en un programa integral de alta intensidad y estrategias de tipo conductual10. La obesidad grave requiere estrategias más duraderas que deberán ser evaluadas en unidades especializadas, donde se valorará la indicación de fármacos antiobesidad10 o tratamiento quirúrgico (cirugía si>35kg/m2) cuando fracasa el tratamiento conservador11–14.

  • Tratamiento de causas reversibles: se recomienda un tratamiento sustitutivo en pacientes con AOS e hipotiroidismo, por lo que se deben determinar las hormonas tiroideas ante la sospecha clínica de hipotiroidismo15. En caso de reflujo gastroesofágico, se deben indicar las medidas posturales y dietéticas, así como individualizar el tratamiento con inhibidores de la bomba de protones. Ante la presencia de hipertrofia amigdalar iii/iv o alteraciones dentofaciales graves, hay que considerar la opción quirúrgica como tratamiento de la AOS.

    En cualquiera de estas situaciones se puede valorar la necesidad de tratamiento con CPAP mientras el tratamiento de la causa reversible se hace efectivo.

  • 3.

    Indicaciones del tratamiento con CPAP: la CPAP constituye un tratamiento eficaz para reducir la gravedad de la AOS, evaluada mediante el IAH, y continúa siendo el tratamiento de elección en muchos de estos pacientes16–29. Por tanto, una vez completados los pasos previos, las siguientes recomendaciones sobre la indicación del tratamiento con CPAP están basadas en la evidencia de calidad contrastada según la información disponible en la actualidad y en concordancia con la Academia Americana de Medicina del Sueño30,31.

Figura 8.

Algoritmo terapéutico propuesto para la apnea obstructiva del sueño (AOS). Una descripción más detallada de la evidencia científica que lo soporta se puede encontrar en el material online. CPAP: presión positiva continua en las vías respiratorias; DAM: dispositivos de avance mandibular; IAH: índice de apnea-hipopnea; IMC: índice de masa corporal; ORL: otorrinolaringología.

(0,7MB).

En relación con la evidencia científica que sostiene el punto de corte elegido, la sintomatología y/o comorbilidades que se ha decidido que determinen la indicación del tratamiento con CPAP, se remite a una explicación detallada de las mismas en el material online. Este DIC recomienda tratamiento con CPAP a:

  • Aquellos pacientes con un diagnóstico objetivo de AOS moderada-grave (IAH15/h) que presenten somnolencia diurna excesiva (Epworth>10), alteraciones de la calidad de vida relacionada con el sueño (ronquido intenso, episodios de asfixia nocturna, insomnio, cefalea matutina, nicturia, deterioro del rendimiento laboral o académico, repercusión social y/o cansancio durante el día) y/o HTA (especialmente si es resistente o refractaria).

  • En aquellos pacientes sin indicación de CPAP por un IAH15/h sin los criterios previamente mencionados, IAH entre 5 y 15/h o que teniendo indicación rechazan el tratamiento (negativa a aceptar el tratamiento o cuando se ha intentado durante un período inferior a 4 semanas sin conseguirlo), se deben valorar tratamientos alternativos de forma individualizada (dispositivos de avance mandibular [DAM], tratamiento posicional, cirugía, etc.). Dichos tratamientos y sus indicaciones se describen de forma detallada en el material online de este DIC.

  • No se dispone de suficiente evidencia para recomendar de forma sistemática el uso de CPAP en adultos que no cumplan los 3 criterios mencionados con el fin de reducir el riesgo de mortalidad o episodios cardio- o cerebrovasculares. Se propone a estos pacientes un tratamiento conservador, con monitorización de síntomas, o una valoración individualizada para realizar una prueba terapéutica con CPAP (siempre con reevaluación a corto plazo de la continuidad del tratamiento en función de la eficacia y tolerancia).

  • De igual modo, en pacientes con AOS que presenten un IAH<15/h, pero resulten muy sintomáticos o tengan una elevada carga de morbilidad cardiovascular, cerebrovascular o metabólica, se puede considerar de forma excepcional acordar con el paciente la posibilidad de realizar un tratamiento de prueba con CPAP. En este sentido, la evidencia actual apunta a que la CPAP podría tener un mayor papel en la prevención de eventos cerebrovasculares que cardiovasculares32.

  • Siempre que fracase la prueba terapéutica deben plantearse tratamientos alternativos de forma individualizada.

La evidencia científica relacionada con estas recomendaciones y una descripción más detallada de las mismas puede encontrarse en el material online.

Con el fin de alcanzar los objetivos del tratamiento descritos es fundamental el ajuste adecuado de la presión y el control del cumplimiento del tratamiento con CPAP. Para una descripción detallada de estos aspectos se remite al material online. De forma resumida, este DIC recomienda considerar el ajuste de presión con PSG para aquellos pacientes con enfermedad cardiopulmonar significativa (EPOC grave) o inestable (insuficiencia cardíaca), trastornos respiratorios del sueño complejos (apneas centrales del sueño, sospecha de apnea central del sueño emergente o síndrome de obesidad-hipoventilación), o en los que no ha sido posible la titulación con métodos simplificados. Para el resto de los pacientes, el ajuste de presión con auto-CPAP permite un control de la AOS similar con respecto a la titulación mediante PSG. Es imprescindible que el paciente esté entrenado antes de hacer el ajuste. Este documento recomienda el análisis visual de la gráfica y que se escoja la presión mínima que, sin tener en cuenta los picos de fuga, cubre en torno al 90% de toda la gráfica de presión. Asimismo, se recomienda que al menos haya 5h válidas de registro. Por último, solo se debe contemplar el cálculo empírico mediante fórmula al iniciar el tratamiento y hasta la realización del estudio de titulación definitivo (auto-CPAP, CPAP con tarjeta de memoria o titulación manual).

El cumplimiento durante los primeros 3 meses puede predecir el uso a largo plazo del dispositivo33, por lo que la atención en este período será clave para obtener un adecuado cumplimiento a largo plazo34. Este DIC considera buena adhesión la utilización del dispositivo durante al menos 4h/noche durante el 70% de las noches. La evidencia actual apunta a una relación dosis-respuesta entre horas de uso y respuesta terapéutica35,36, siendo precisamente en el cumplimiento donde se sustentan los efectos de la CPAP en el ámbito neurocognitivo y cardiovascular, así como los beneficios percibidos en la calidad de vida37. Por este motivo se propone utilizar el concepto de cumplimiento óptimo con un mínimo de 6h/noche, que ha mostrado beneficios en el control de los síntomas y en la morbilidad. En cuanto al tipo de dispositivo, el uso de auto-CPAP no ha demostrado aumentar el porcentaje de noches con un uso superior a 4h38,39. Por tanto, su utilización solo se recomienda en pacientes que presenten una presión eficaz elevada o muy variable a lo largo de la noche.

Las estrategias de intervención para la mejora de la adhesión se describen en detalle en el material online. En relación con la telemonitorización, dado que diversas evidencias apuntan a que favorece el incremento de la adhesión a la CPAP40,41, se recomienda considerarla durante el período inicial de tratamiento con CPAP. En caso de aplicarse, debería30,31 incluir el registro remoto de parámetros de la CPAP, como horas de uso, IAH residual, fugas no intencionadas y la configuración de la máquina30,31,42.

En cuanto al seguimiento de los pacientes con CPAP, será importante un manejo multidisciplinario con participación del especialista de sueño, el equipo de enfermería y la empresa suministradora. En el control a largo término, deberá incluirse a la atención primaria.

Se recomienda que todo paciente en tratamiento con CPAP sea controlado el primer mes de tratamiento y hacer una revisión presencial mínima a los 6 meses. El control de la adhesión a los 3 meses puede efectuarse mediante telemonitorización. Si el tratamiento está bien establecido, sin efectos secundarios y con buena respuesta clínica, el paciente podrá ser derivado a atención primaria para continuar el seguimiento a partir del primer año.

Si una vez prescrita la CPAP, el paciente presentara una franca y probada intolerancia (el paciente ha intentado usar la CPAP durante más de 4 semanas, pero no ha conseguido adaptarse), deberá considerarse su retirada. Tanto en el rechazo como en la intolerancia, si no es posible reconducir la situación, deberán considerarse otras alternativas terapéuticas. En caso de incumplimiento manifiesto, con un uso medio inferior a 3h/noche, se debe incluir al paciente en un programa de cumplimiento, preferiblemente con un sistema de telemonitorización, y efectuar una nueva evaluación transcurridos un mínimo de 3 meses, antes de valorar la posible retirada de la CPAP y la propuesta de un tratamiento alternativo. Ocasionalmente, pacientes que cumplen menos de 3h/noche refieren mejorías sintomáticas, por lo que la decisión de suprimir el tratamiento con CPAP deberá ser individualizada.

Tratamiento quirúrgico

El algoritmo quirúrgico recomendado por este DIC para aplicar por otorrinolaringólogos y cirujanos orales o maxilofaciales es una actualización del clásico modelo de 2 fases de Stanford (fig. 10)43,44. En el momento actual, en la era de la medicina personalizada, se pueden ofrecer inicialmente cirugías palatinas y orofaríngeas de forma precisa en función de los hallazgos clínicos y de la endoscopia mediante sedación inducida (DISE)45–47, pero también se puede indicar cirugía esquelética, especialmente avances bimaxilares, como tratamiento quirúrgico inicial de la AOS en pacientes con AOS grave con IAH>65 y/o colapso concéntrico en la endoscopia mediante sedación inducida y/o alteraciones dentofaciales graves. La indicación quirúrgica nunca excluye definitivamente otros tratamientos, ni a la inversa. Para una descripción más detalla de la revisión sistemática e indicaciones quirúrgicas del paciente con AOS se remite al material online.

Figura 10.

Algoritmo de indicación del tratamiento quirúrgico de la apnea obstructiva del sueño (AOS) siguiendo la medicina precisa y personalizada. CAPSO: cautery-assisted palatal stiffening operation; CELL: coblator endoscopic lingual lightening; CPAP: presión positiva continua en las vías respiratorias; DAM: dispositivo de avance mandibular; DISE: drug-induced sleep endoscopy; DOME: distraction osteogenesis maxillary expansion; ORL/MXF: otorrinolaringología/maxilofacial; PR: poligrafía respiratoria; PSG: polisomnografía; RX/TC: estudios radiológicos; TORS: cirugía robótica transoral; UPPP: uvulopalatofaringoplastia; VAS: vía aérea superior. 1) Si hay alteraciones dentofaciales graves, puede indicarse de forma directa un avance bimaxilar, si bien la CPAP será prescrita hasta la cirugía. 2) Si hay hipertrofia amigdalar de grado3, puede indicarse de forma directa una amigdalectomía, si bien la CPAP será prescrita hasta la cirugía. 3) Si hay intolerancia a la CPAP, tras evaluación ORL, se recomienda cirugía nasal lo antes posible para mejorar dicha intolerancia y retitular la CPAP. 4) Si hay intolerancia a la CPAP, tras evaluación odontológica/maxilofacial, se recomienda adaptar DAM o valorar cirugía ortognática. 5) Si hay intolerancia a la CPAP, tras evaluación ORL, se recomienda DISE para determinar el tratamiento más adecuado de la VAS. 6) Tras intolerancia a la CPAP y fracaso de otras cirugías, se recomienda nueva DISE. Si el colapso no es concéntrico, se podrá indicar la neuroestimulación del hipogloso.

(0,29MB).

Este algoritmo propuesto huye del concepto clásico de cirugía de continente y contenido44. Divide los procedimientos quirúrgicos a realizar según el órgano afectado y se basa fundamentalmente en los hallazgos exploratorios y diagnósticos para la elección del procedimiento, así como en la decisión final del paciente una vez expuestas todas las opciones, no siendo ninguna excluyente ni prevalente. Lo habitual es que cada paciente presente obstrucciones de la vía aérea a distintos niveles, por eso la tendencia actual es a realizar una cirugía multinivel, en la que, una vez diagnosticados los distintos puntos de obstrucción de la VAS, se deciden los diferentes procedimientos a realizar, solos o combinados, para lograr un resultado óptimo48–51.

Tratamiento con dispositivos de avance mandibular

Recientes ensayos controlados aleatorizados han demostrado la eficacia del tratamiento con DAM sobre distintos aspectos de la AOS que se resumen en la tabla 4 (véase también material online):

Tabla 4.

Resumen de la evidencia científica existente sobre la eficacia del tratamiento con dispositivos de avance mandibular en pacientes con apnea obstructiva del sueño

  Efecto  Comentarios 
IAH  Descenso significativo en el 60% de los pacientes  Criterios de éxito muy dispares: IAH final<5/h, <10/h o descenso del 50% del IAH basalNotable variabilidad entre los distintos estudiosEl grado de avance mandibular debe individualizarse en cada paciente 
Otras variables del sueño  Mejoría de los parámetros oximétricos y de la fragmentación del sueño  Mejoría relacionada con el descenso del IAH 
Somnolencia  Disminución  Mejoría relacionada con el descenso del IAHEvaluada casi exclusivamente mediante la escala de Epworth 
Calidad de vida y aspectos cognitivos  Mejoría de la calidad de vidaMejoría cognitiva poco explorada  Mejoría relacionada con el descenso del IAH 
Aspectos cardiovasculares  Mejoría del control tensional nocturnoEscasas evidencias sobre otros aspectos cardiovasculares  Mejoría relacionada con el descenso del IAH 
Ronquido  Mejoría habitual de la frecuencia y/o intensidad   

IAH: índice de apneas hipopneas.

Por tanto, este DIC recomienda que52,53:

  • El diagnóstico de AOS y la eficacia del DAM deben ser objetivados siempre mediante poligrafía respiratoria o PSG.

  • Las indicaciones de los DAM son:

  • 1.

    Pacientes con AOS de cualquier gravedad subsidiarios de tratamiento con CPAP pero con imposibilidad de adaptación a la misma. Esta indicación como alternativa a la CPAP es la principal del tratamiento con DAM y debería estar disponible en las unidades de sueño de la sanidad pública, o

  • 2.

    Pacientes con AOS leve o moderada sin indicación de CPAP ni otra alternativa de tratamiento que presenten sintomatología menor o ronquido que resulte molesto.

  • Antes de la prescripción de un DAM es necesario que el odontólogo realice una exploración oral para excluir aquellos pacientes que no cumplan criterios de inclusión odontológicos.

  • Las evidencias actuales apoyan el uso de dispositivos hechos a medida y graduables.

  • Tras la evaluación de la idoneidad del paciente desde el punto de vista de salud oral, la implementación del tratamiento y su seguimiento deben realizarse por un odontólogo certificado o experto en las alteraciones respiratorias del sueño que caracterizan a la AOS y que trabaje de forma coordinada con una unidad del sueño. El odontólogo experto en sueño podrá utilizar la poligrafía respiratoria como herramienta de titulación del avance mandibular.

Tratamientos alternativos

La AOS es una enfermedad heterogénea tanto en su fisiopatología como en su expresión polisomnográfica o presentación clínica. En los últimos años se han descrito diversos fenotipos de AOS (explicados en profundidad en el material online de este documento) que ayudan a mejorar el conocimiento de los mecanismos implicados en la enfermedad, permitiendo desarrollar diferentes estrategias terapéuticas para llevar a cabo una medicina personalizada. En la tabla 5 se resume la evidencia actual y las indicaciones sobre otras terapias alternativas existentes (véase también material online).

Tabla 5.

Resumen de la evidencia actual e indicaciones sobre otras terapias alternativas para el manejo de la AOS

Tratamiento  Evidencias  Indicaciones 
Terapia posicional54  Reducción significativa del IAH en algunos casos por debajo de 5 episodios/h, pero en muestras muy reducidas y con resultados inconsistentes sobre somnolencia diurna y calidad de vida  Como tratamiento único en pacientes con episodios respiratorios exclusivamente en supino o con un IAH<15/h en otras posiciones, siempre con confirmación del control de la enfermedadComo terapia adyuvante que permita disminuir la presión del tratamiento con CPAP en pacientes con predomino de episodios en supinoEn aquellos pacientes con predominio de episodios en supino que rechacen terapias de primera línea 
Tratamiento farmacológico55  En 20 pacientes con AOS, la terapia combinada de atomoxetina (inhibidor de la recaptación de norepinefrina) y oxibutinina (bloqueante muscarínico) en dosis única redujo el IAH (63%; de 28,5 a 7,5 episodios/h) y mejoró la saturación mínima al incrementar la respuesta del músculo geniogloso durante el sueñoSe necesita conocer su efecto a largo plazo y su seguridad  Aunque en el futuro la terapia farmacológica podría ser útil en algún fenotipo de pacientes, este DIC considera que actualmente es prematuro utilizar esta combinación o cualquier otro fármaco para el tratamiento de la AOS 
Terapia miofuncional56  Estudios aleatorizados en pacientes con AOS han demostrado que puede disminuir el IAH (50%; de 24,5 a 12,3 episodios/h), mejorar la saturación mínima, la somnolencia diurna y la calidad de vida  Alternativa terapéutica en pacientes no obesos con AOS leve-moderadaTratamiento concomitante para mejorar la eficacia y tolerancia de la CPAP, reduciendo la presión requeridaTratamiento complementario en los pacientes con DAM 
BiPAP57  La BiPAP no ha mostrado una eficacia superior a la CPAP en cuanto a reducción del IAH, respuesta de la somnolencia, calidad de vida, efectos secundarios ni mejora de la adherencia al tratamiento, excepto en aquellos pacientes con dificultades para cumplir con el tratamiento con CPAP  Pacientes que no han sido capaces de tolerar la CPAP por requerir presiones muy elevadasPlantear cambiar a BiPAP en pacientes que requieran presiones de CPAP superiores a 15 para el control de los episodios respiratorios, y siempre que se requieran presiones de CPAP superiores a 20Pacientes que presentan una enfermedad concomitante que indica tratamiento con BiPAP 
EPAP nasal58  En una revisión sistemática se demostró una reducción relativa media del IAH de un 53%, aunque no hay predictores de quién se podría beneficiar de esta terapia  Ante la falta de predictores de respuesta y a falta de estudios más amplios, tan solo podría ser una alternativa en pacientes seleccionados con AOS leve-moderada 
Terapia de presión oral59  En un estudio multicéntrico realizado con 63 pacientes, el 32% de los casos mostró un IAH<10 en la primera noche, con una reducción del 50% respecto al valor inicial  Actualmente no existe evidencia suficiente para recomendar su uso como tratamiento alternativo en pacientes con AOS 

AOS: apnea obstructiva del sueño; BiPAP: presión positiva de vía aérea de 2 niveles; CPAP: presión positiva continua en las vías respiratorias; DAM: dispositivos de avance mandibular; DIC: Documento Internacional de Consenso; EPAP: presión positiva en vía aérea al final de la inspiración; IAH: índice de apnea-hipopnea.

Papel de la medicina de atención primaria en el manejo de la apnea obstructiva del sueño

A la luz de la evidencia actual, las recomendaciones de este DIC en relación con el papel de la atención primaria en el manejo de los pacientes con AOS son:

  • 1.

    Es imprescindible su implicación para mejorar la situación de infradiagnóstico de la AOS.

  • 2.

    La puesta en marcha de planes de formación en atención primaria mejora la sospecha y el proceso diagnóstico de la AOS.

  • 3.

    El criterio de sospecha clínica debe ser la presencia de 2 de los 3 síntomas cardinales: roncopatía, apneas presenciadas y/o hipersomnolencia diurna excesiva o cansancio intenso no justificado.

  • 4.

    Las situaciones que requieren derivación preferente se resumen en la figura 11:

    Figura 11.

    Criterios de derivación de pacientes con sospecha de apnea obstructiva del sueño (AOS) desde atención primaria. ESD: excesiva somnolencia diurna; HTA: hipertensión arterial; IMC: índice de masa corporal.

    (0,34MB).

  • a)

    El proceso diagnóstico desde atención primaria debe ser consensuado con la unidad de sueño de referencia, trabajando en red.

  • b)

    Por el momento no hay suficiente evidencia de cómo iniciar de forma generalizada el tratamiento con CPAP exclusivamente en un entorno de atención primaria.

  • c)

    La mayoría de los aspectos en relación con el seguimiento del tratamiento puede hacerse en atención primaria.

Estos puntos se llevarían a cabo tal como se indica en la figura 12, explicándose de forma más detallada en el material online.

Figura 12.

Propuesta de las principales áreas de actuación de atención primaria en la asistencia de pacientes con apnea obstructiva del sueño (AOS). CPAP: presión positiva continua en las vías respiratorias; ESD: excesiva somnolencia diurna; HTA: hipertensión arterial; FRCV: factores de riesgo cardiovascular.

(0,27MB).
Conclusiones

La AOS es una enfermedad altamente prevalente y con consecuencias relevantes. Su manejo diagnóstico y terapéutico requiere un tratamiento multidisciplinario e involucra a todos los niveles asistenciales. La identificación de posibles causas reversibles y la valoración de todas las opciones de tratamiento, sin que sean excluyentes entre sí, llevarán al manejo integral del paciente.

Autoría

Todos los autores han participado, leído y aprobado el manuscrito.

Conflicto de intereses

Pedro García Ramos declara haber realizado colaboraciones con GSK, Laboratorios Ferrer, Angelini, Novartis, Almirall, Gebro Pharma, Rovi, Esteve, Recordati, MSD y Teva. Carlos Teixeira declara ser empleado de Philips (División de Sleep and Respiratory Care). Francisco Javier Puertas Cuesta declara honorarios de consultoría o como ponente en cursos y seminarios de Jazz Pharmaceuticals, UCB Pharma, GSK, Esteve Teijin y Resmed, y ayudas de investigación recibidas de Philips. El resto de los autores han declarado no tener ningún conflicto de intereses en relación con este manuscrito.

Agradecimientos

Esteve Teijin facilitó la realización de la primera reunión presencial nacional. Philips (División de Sleep and Respiratory Care) facilitó la realización de la reunión presencial de revisión final del documento. Ninguna de estas empresas estuvo involucrada ni en la discusión científica ni en la redacción del documento. Ivan Solà participó en los trabajos de búsqueda como documentalista experto. Este DIC está especialmente dedicado a nuestra compañera Mari Luz Alonso-Álvarez, que siempre nos dio un ejemplo de trabajo bien hecho y búsqueda de la evidencia científica.

Anexo B
Material adicional

1. Sueño en general

1.2 Prevalencia

2.1 Definicion y exploracion fisica

2.2 Metodos diagnosticos

2.3 Consecuencias

2.4.A Tratamiento medico

2.4.B Dispositivos del avance

2.4.C.Tratamiento quirurgico

2.4.D. Tratamientos alternativos

2.5 Papel de la AP

2.6 Otras apneas

2.7 Proceso anestesico

2.8 Aspectos legales

5. Patologia sueño

5.2. Cronobiologia

5.3. Enfermedad integral

5.4. Medicina de precision

6.1. Coste-effectividad

6.2. Niveles aistenciales

6.3. Rol de los pacientes

6.4. Control de calidad

7. Tecnico enfermeria

8. Metodologia

Anexo 1

Anexo C
Sociedades científicas españolas:

Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Sociedad Española de Neurología (SEN), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Sociedad Española de Medicina Dental del Sueño (SEMDeS), Sociedad Española de Neurofisiología Clínica (SENFC), Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial y de Cabeza y Cuello (SECOM CYC), Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Sociedad Española de Medicina de Tráfico (SEMT), Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía Cérvicofacial (SEORL-CCC), Sociedad Española de Cardiología (SEC), Sociedad Española de Sueño (SES), Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

Anexo D
Sociedades científicas internacionales:

Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT), Sociedade Brasilera de Pneumologia e Tisiologia (SBPT), Sociedade Portuguesa de Pneumologia (SPP), Grupo SomnoNIV de la Société de Pneumologie de Langue Française (SPLF).

Bibliografía
[1]
K. Fitch, S.J. Bernstein, M.D. Aguilar, B. Burnand, J.R. LaCalle, P. Lazaro, et al.
The RAND/UCLA appropriateness method user's manual.
RAND, (2001),
[2]
K. Fitch, P. Lázaro.
Using appropriateness criteria to improve health care.
Eurohealth, 5 (1999), pp. 19-21
[3]
J. Duran, S. Esnaola, R. Rubio, A. Iztueta.
Obstructive sleep apnea-hypopnea and related clinical features in a population-based sample of subjects aged 30 to 70 yr.
Am J Respir Crit Care Med, 163 (2001), pp. 685-689
[4]
M.A. Martínez-García, F. Campos-Rodríguez, F. Barbé, D. Gozal, A. Agustí.
Precision medicine in obstructive sleep apnoea.
Lancet Respir Med, 7 (2019), pp. 456-464
[5]
W.J. Randerath, S. Herkenrath, M. Treml, L. Grote, J. Hedner, M.R. Bonsignore, et al.
Evaluation of a multicomponent grading system (Baveno classification) for obstructive sleep apnoea.
[6]
A.V. Benjafield, N.T. Ayas, P.R. Eastwood, R. Heinzer, M. Ip, M.J. Morrell, et al.
Estimation of the global prevalence and burden of obstructive sleep apnoea: A literature-based analysis.
Lancet Respir Med, 7 (2019), pp. 687-698
[7]
R.B. Berry, S.F. Quan, A.R. Abreu, M.L. Bibbs, L. DelRosso, S.M. Harding, et al.
The AASM Manual of the Scoring of Sleep and Associated Events: Rules, Terminology and Technical Specifications.
American Academy of Sleep Medicine, (2020),
[8]
M.A. Sánchez Quiroga, J. Corral, F.J. Gómez de Terreros, C. Carmona Bernal, M.I. Asensio Cruz, M. Cabello, et al.
Primary care physicians can comprehensively manage patients with sleep apnea.
Am J Respir Crit Care Med, 198 (2018), pp. 648-656
[9]
N. Tarraubella, M. Sánchez-de-la-Torre, N. Nadal, J. de Batlle, I. Benítez, A. Cortijo, et al.
Management of obstructive sleep apnoea in a primary care vs sleep unit setting: A randomised controlled trial.
Thorax, 73 (2018), pp. 1152-1160
[10]
D.W. Hudgel, S.R. Patel, A.M. Ahasic, S.J. Bartlett, D.H. Bessesen, M.A. Coaker, et al.
The role of weight management in the treatment of adult obstructive sleep apnea. An official American Thoracic Society clinical practice guideline.
Am J Respir Crit Care Med, 198 (2018), pp. e70-e87
[11]
S.A. Guardiano, J.A. Scott, J.C. Ware, S.A. Schechner.
The long-term results of gastric bypass on indexes of sleep apnea.
Chest, 124 (2003), pp. 1615-1619
[12]
J.B. Dixon, L.M. Schachter, P.E. O’Brien, K. Jones, M. Grima, G. Lambert, et al.
Surgical vs conventional therapy for weight loss treatment of obstructive sleep apnea: A randomized controlled trial.
JAMA, 308 (2012), pp. 1142-1149
[13]
B. Feigel-Guiller, D. Drui, J. Dimet, Y. Zair, M. Le Bras, N. Fuertes-Zamorano, et al.
Laparoscopic gastric banding in obese with sleep apnea: A 3 year controlled study and follow-up after 10 years.
Obes Surg, 25 (2015), pp. 1886-1892
[14]
P. Peromaa-Haavisto, H. Tuomilehto, J. Kössi, J. Virtanen, M. Luostarinen, J. Pihlajamäki, et al.
Obstructive sleep apnea: The effect of bariatric surgery after 12 months. A prospective multicenter trial.
Sleep Med, 35 (2017), pp. 85-90
[15]
W. Kuczyński, A. Gabryelska, Ł. Mokros, P. Białasiewicz.
Obstructive sleep apnea syndrome and hypothyroidism-merely concurrence or causal association.
Pneumonol Alergol Pol, 84 (2016), pp. 302-306
[16]
T.E. Weaver, C. Mancini, G. Maislin, J. Cater, B. Staley, J.R. Landis, et al.
Continuous positive airway pressure treatment of sleepy patients with milder obstructive sleep apnea: Results of the CPAP Apnea Trial North American Program (CATNAP) randomized clinical trial.
Am J Respir Crit Care Med, 186 (2012), pp. 677-683
[17]
A.C. Amaro, F.H. Duarte, R.S. Jallad, M.D. Bronstein, S. Redline, G. Lorenzi-Filho.
The use of nasal dilator strips as a placebo for trials evaluating continuous positive airway pressure.
Clinics (Sao Paulo), 67 (2012), pp. 469-474
[18]
M. Barnes, R.D. McEvoy, S. Banks, N. Tarquinio, C.G. Murray, N. Vowles, et al.
Efficacy of positive airway pressure and oral appliance in mild to moderate obstructive sleep apnea.
Am J Respir Crit Care Med, 170 (2004), pp. 656-664
[19]
H.F. Becker, A. Jerrentrup, T. Ploch, L. Grote, T. Penzel, C.E. Sullivan, et al.
Effect of nasal continuous positive airway pressure treatment on blood pressure in patients with obstructive sleep apnea.
[20]
C.M. Hoyos, R. Killick, B.J. Yee, C.L. Phillips, R.R. Grunstein, P.Y. Liu.
Cardiometabolic changes after continuous positive airway pressure for obstructive sleep apnoea: A randomized sham-controlled study.
Thorax, 67 (2012), pp. 1081-1089
[21]
B. Lam, K. Sam, W.Y. Mok, M.T. Cheung, D.Y. Fong, J.C. Lam, et al.
Randomised study of three non-surgical treatments in mild to moderate obstructive sleep apnoea.
Thorax, 62 (2007), pp. 354-359
[22]
C. Monasterio, S. Vidal, J. Duran, M. Ferrer, C. Carmona, F. Barbé, et al.
Effectiveness of continuous positive airway pressure in mild sleep apnea-hypopnea syndrome.
Am J Respir Crit Care Med, 164 (2001), pp. 939-943
[23]
C.L. Phillips, B.J. Yee, N.S. Marshall, P.Y. Liu, D.R. Sullivan, R.R. Grunstein.
Continuous positive airway pressure reduces postprandial lipidemia in obstructive sleep apnea: A randomized, placebo-controlled crossover trial.
Am J Respir Crit Care Med, 184 (2011), pp. 355-361
[24]
B.T. Woodson, D.L. Steward, E.M. Weaver, S. Javaheri.
A randomized trial of temperature-controlled radiofrequency, continuous positive airway pressure, and placebo for obstructive sleep apnea syndrome.
Otolaryngol Head Neck Surg, 128 (2003), pp. 848-861
[25]
M.S. Ip, H.F. Tse, B. Lam, K.W. Tsang, W.K. Lam.
Endothelial function in obstructive sleep apnea and response to treatment.
Am J Respir Crit Care Med, 169 (2004), pp. 348-353
[26]
P.K. Nguyen, C.K. Katikireddy, M.V. McConnell, C. Kushida, P.C. Yang.
Nasal continuous positive airway pressure improves myocardial perfusion reserve and endothelial-dependent vasodilation in patients with obstructive sleep apnea.
J Cardiovasc Magn Reson, 12 (2010), pp. 50
[27]
C. Navarro-Soriano, M.A. Martínez-García, G. Torres, F. Barbé, C. Caballero-Eraso, P. Lloberes, et al.
Effect of continuous positive airway pressure in patients with true refractory hypertension and sleep apnea: A post-hoc intention-to-treat analysis of the HIPARCO randomized clinical trial.
J Hypertens., 37 (2019), pp. 1269-1275
[28]
C. Navarro-Soriano, M.A. Martínez-García, G. Torres, F. Barbé, M. Sánchez-de-la-Torre, C. Caballero-Eraso, et al.
Long-term effect of CPAP treatment on cardiovascular events in patients with resistant hypertension and sleep apnea data from the HIPARCO-2 study.
Arch Bronconeumol., 57 (2021), pp. 165-171
[29]
C. Navarro-Soriano, G. Torres, F. Barbé, M. Sánchez-de-la-Torre, P. Mañas, P. Lloberes, et al.
The HIPARCO-2 study: Long-term effect of continuous positive airway pressure on blood pressure in patients with resistant hypertension: A multicenter prospective study.
J Hypertens., 39 (2021), pp. 302-309
[30]
S.P. Patil, I.A. Ayappa, S.M. Caples, R.J. Kimoff, S.R. Patel, C.G. Harrod.
Treatment of adult obstructive sleep apnea with positive airway pressure: An American Academy of Sleep Medicine Systematic review, a meta-analysis, and GRADE assessment.
J Clin Sleep Med, 15 (2019), pp. 301-334
[31]
S.P. Patil, L.P. Shirsath, B.L. Chaudhari.
Treatment of adult obstructive sleep apnea with positive airway pressure: An American Academy Sleep Medicine clinical practice guideline.
J Clin Sleep Med, 15 (2019), pp. 335-343
[32]
S. Javaheri, M.A. Martinez-Garcia, F. Campos-Rodriguez, A. Muriel, Y. Peker.
Continuous positive airway pressure adherence for prevention of major adverse cerebrovascular and cardiovascular events in obstructive sleep apnea.
Am J Respir Crit Care Med., 201 (2020), pp. 607-610
[33]
J. Krieger, D. Kurtz, C. Petiau, E. Sforza, D. Trautmann.
Long-term compliance with CPAP therapy in obstructive sleep apnea patients and in snores.
[34]
R. Budhiraja, S. Parthasarathy, C.L. Drake, T. Roth, I. Sharief, P. Budhiraja, et al.
Early CPAP use identifies subsequent adherence to CPAP therapy.
Sleep, 30 (2007), pp. 320-324
[35]
N.A. Antic, P. Catcheside, C. Buchan, M. Hensley, M.T. Naughton, S. Rowland, et al.
The effect of CPAP in normalizing daytime sleepiness, quality of life, and neurocognitive function in patients with moderate to severe OSA.
Sleep, 34 (2011), pp. 111-119
[36]
T.E. Weaver, G. Maislin, D.F. Dinges, T. Bloxham, C.F. George, H. Greenberg, et al.
Relationship between hours of CPAP use and achieving normal levels of sleepiness and daily functioning.
Sleep, 30 (2007), pp. 711-719
[37]
T.E. Weaver.
Don’t start celebrating--CPAP adherence remains a problem.
J Clin Sleep Med, 9 (2013), pp. 551-552
[38]
D.W. Hudgel, C. Fung.
A long-term randomized, cross-over comparison of auto-titrating and standard nasal continuous airway pressure.
Sleep, 23 (2000), pp. 645-648
[39]
Y. Nussbaumer, K.E. Bloch, T. Genser, R. Thurnheer.
Equivalence of autoadjusted and constant continuous positive airway pressure in home treatment of sleep apnea.
Chest, 129 (2006), pp. 638-643
[40]
C. Chen, J. Wang, L. Pang, Y. Wang, G. Ma, W. Liao.
Telemonitor care helps CPAP compliance in patients with obstructive sleep apnea: A systemic review and meta-analysis of randomized controlled trials.
Ther Adv Chronic Dis., 11 (2020),
[41]
K. Murase, K. Tanizawa, T. Minami, T. Matsumoto, R. Tachikawa, N. Takahashi, et al.
A randomized controlled trial of telemedicine for long-term sleep apnea continuous positive airway pressure management.
Ann Am Thorac Soc., 17 (2020), pp. 329-337
[42]
J.M. Montserrat Canal, M. Suárez-Girón, C. Egea, C. Embid, M. Matute-Villacís, L. de Manuel Martínez, et al.
Spanish Society of Pulmonology and Thoracic Surgery positioning on the use of telemedine in sleep-disordered breathing and mechanical ventilation.
Arch Bronconeumol, 57 (2021), pp. 281-290
[43]
S.Y. Liu, R. Wayne Riley, A. Pogrel, C. Guilleminault.
Sleep surgery in the era of precision medicine.
Atlas Oral Maxillofac Surg Clin North Am, 27 (2019), pp. 1-5
[44]
S.Y. Liu, M. Awad, R. Riley, R. Capasso.
The role of the revised Stanford protocol in today's precision medicine.
Sleep Med Clin, 14 (2019), pp. 99-107
[45]
E. Esteller, M. Carrasco, M.Á. Díaz-Herrera, J. Vila, G. Sampol, J. Juvanteny, et al.
Recomendaciones de la Guía de Práctica Clínica de la exploración de la vía aérea superior para pacientes adultos con sospecha de síndrome de apnea-hipoapnea obstructiva del sueño (versión reducida).
Acta Otorrinolaringol Esp, 70 (2019), pp. 364-372
[46]
M. Carrasco Llatas, P. Martínez Ruiz de Apodaca, P. Baptista Jardín, C. O’Connor Reina, G. Plaza Mayor, I. Méndez-Benegassi Silva, et al.
Endoscopia inducida por sueño.
Acta Otorrinolaringol Esp, 71 (2020), pp. 316-320
[47]
A. De Vito, M. Carrasco Llatas, M.J. Ravesloot, B. Kotecha, N. de Vries, E. Hamans, et al.
European position paper on drug-induced sleep endoscopy: 2017 update.
Clin Otolaryngol, 43 (2018), pp. 1541-1552
[48]
M. He, G. Yin, S. Zhan, J. Xu, X. Cao, J. Li, et al.
Long-term efficacy of uvulopalatopharyngoplasty among adult patients with obstructive sleep apnea: A systematic review and meta-analysis.
Otolaryngol Head Neck Surg, 161 (2019), pp. 401-411
[49]
P. Martínez Ruiz de Apodaca, M. Carrasco Llatas, M. Valenzuela Gras, J. Dalmau Galofre.
Improving surgical results in velopharyngeal surgery: Our experience in the last decade.
Acta Otorrinolaringol Esp., 71 (2020), pp. 197-203
[50]
S. MacKay, A.S. Carney, P.G. Catcheside, C.L. Chai-Coetzer, M. Chia, P.A. Cistulli, et al.
Effect of multilevel upper airway surgery vs medical management on the apnea-hypopnea index and patient-reported daytime sleepiness among patients with moderate or severe obstructive sleep apnea: The SAMS randomized clinical trial.
JAMA., 324 (2020), pp. 1168-1179
[51]
A. Costantino, V. Rinaldi, A. Moffa, V. Luccarelli, F. Bressi, M. Cassano, et al.
Hypoglossal nerve stimulation long-term clinical outcomes: A systematic review and meta-analysis.
Sleep Breath, 24 (2020), pp. 399-411
[52]
guiasalud.es. Biblioteca de Guías de Práctica Clínica del Sistema Nacional de Salud. Guía de práctica clínica sobre la utilización de los dispositivos de avance mandibular (DAM) en el tratamiento de pacientes adultos con síndrome de apneas-hipoapneas del sueño. Madrid: Sociedad Española de Sueño; 2017. [consultado 15 oct 2020]. Disponible en: http://www.guiasalud.es
[53]
H. Chan, D.J. Eckert, P.F. van der Stelt, J. Guo, S. Ge, E. Ememi, et al.
Phenotypes of responders to mandibular advancement device therapy in obstructive sleep apnea patients: A systematic review and metaanalysis.
Sleep Med Rev, 49 (2020), pp. 101229
[54]
O. Omobomi, S.F. Quan.
Positional therapy in the management of positional obstructive sleep apnea. A review of the current literature.
Sleep Breath, 22 (2018), pp. 297-304
[55]
L. Taranto-Montemurro, L. Messineo, A. Wellman.
Targeting endotypic traits with medications for the pharmacological treatment of obstructive sleep apnea. A re-view of the current literature.
J Clin Med., 8 (2019), pp. 1846
[56]
C.M. De Felício, F.V. da Silva Dias, L.V.V. Trawitzki.
Obstructive sleep apnea: Focus on myofunctional therapy.
Nat Sci Sleep, 10 (2018), pp. 271-286
[57]
S.P. Patil, I.A. Ayappa, S.M. Caples, R.J. Kimoff, S.R. Patel, C.G. Harrod.
Treatment of adult obstructive sleep apnea with positive airway pressure: An American Academy of Sleep Medicine clinical practice guideline.
J Clin Sleep Med, 15 (2019), pp. 335-343
[58]
M. Riaz, V. Certal, G. Nigam, J. Abdullatif, S. Zaghi, C.A. Kushida, et al.
Nasal expiratory positive airway pressure devices (Provent) for OSA: A systematic review and meta-analysis.
Sleep Disord, 2015 (2015), pp. 734798
[59]
I.M. Colrain, J. Black, L.C. Siegel, R.K. Bogan, P.M. Becker, M. Farid-Moayer, et al.
A multicenter evaluation of oral pressure therapy for the treatment of obstructive sleep apnea.
Sleep Med, 14 (2013), pp. 830-837
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Material suplementario
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?