Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 56. Núm. 9.
Páginas 604-606 (Septiembre 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 56. Núm. 9.
Páginas 604-606 (Septiembre 2020)
Carta Científica
DOI: 10.1016/j.arbres.2020.05.007
Acceso a texto completo
Asma y EPOC en pacientes hospitalizados por COVID-19
Asthma and COPD in Hospitalized COVID-19 Patients
Visitas
...
Eduardo García-Pachóna,b,
Autor para correspondencia
eduardo.garciap@umh.es

Autor para correspondencia.
, Lucía Zamora-Molinaa, María J. Soler-Semperea, Carlos Baeza-Martíneza, Justo Grau-Delgadoa, Isabel Padilla-Navasa, Félix Gutiérrezb,c
a Sección de Neumología, Hospital General Universitario de Elche, Elche, Alicante, España
b Departamento de Medicina Clínica, Universidad Miguel Hernández, Elche, Alicante, España
c Servicio de Medicina Interna, Hospital General Universitario de Elche, Elche, Alicante, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Pacientes con diagnóstico de asma y EPOC
Texto completo
Estimado Director:

Diversos estudios han analizado la presencia de comorbilidades y factores de riesgo en pacientes con COVID-19. Es interesante señalar que la frecuencia de enfermedades respiratorias crónicas varía ampliamente en los distintos países. En las series de hospitales de China y de Italia los casos de pacientes con asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) estaban muy por debajo de lo esperado para la prevalencia de estos procesos1–4. Por el contrario, en el área de Nueva York o en el Reino Unido su frecuencia es muy superior5,6.

En una serie de 140 pacientes hospitalizados en Wuhan infectados por SARS-CoV-2 no describieron ningún caso de asma y solo el 1,4% de los pacientes tenía EPOC1. En otra serie multicéntrica del mismo país que incluía a 476 pacientes con COVID-19, el 4,6% padecía EPOC, pero el asma no se mencionaba entre las comorbilidades2. En una revisión sistemática de prevalencia de comorbilidades en pacientes con COVID-19 también en China, Yang et al.3 obtuvieron que las enfermedades respiratorias estaban presentes solo en el 1,5% de los pacientes. En Italia se presentan resultados similares; en una serie de 1.591 pacientes con COVID-19 atendidos en unidades de críticos, había un 4% de EPOC y la cifra de asma era tan baja que no se menciona de forma individualizada4. Sin embargo, en EE. UU. y en Reino Unido los datos son completamente opuestos. En una serie de 5.700 pacientes hospitalizados en el área de Nueva York, se describe un 9% de pacientes con asma y un 5,4% con EPOC5. En Reino Unido los resultados son incluso superiores, se describe un 19% de pacientes con enfermedades respiratorias excepto asma y un 14% de los pacientes con asma6 (que tiene una prevalencia en ese país del 6,5%7), lo que convertiría a estas comorbilidades en factores de riesgo muy significativo.

Los hallazgos discrepantes en la prevalencia de enfermedades respiratorias crónicas en pacientes con COVID-19 en los distintos países, y la posibilidad de que estas enfermedades o su tratamiento puedan modificar el riesgo de infección por SARS-CoV-2 han motivado el análisis de esta situación en nuestro medio. Se ha realizado un estudio observacional retrospectivo de los casos ingresados en nuestro hospital con diagnóstico de COVID-19 para establecer la frecuencia de asma y EPOC. El estudio contaba con la aprobación del comité ético local.

Se revisaron las historias clínicas electrónicas de 168 pacientes adultos (mayores de 14 años) consecutivos ingresados por COVID-19. Se estableció el diagnóstico de asma o EPOC cuando este había sido registrado por un médico en la historia clínica, con independencia de las técnicas diagnósticas empleadas. También se recogió la prescripción activa de fármacos inhalados. La edad fue (mediana, rango intercuartílico) de 66 años (54-77) y eran mujeres 66 de los pacientes (39%). Cuatro pacientes (3 varones) estaban diagnosticados de asma (2,4% de los ingresados). Doce pacientes (10 varones) tenían el diagnóstico de EPOC (7,1% de los ingresados). En la tabla 1 se detallan sus características.

Tabla 1.

Pacientes con diagnóstico de asma y EPOC

Diagnóstico  Edad  Sexo  Tratamiento 
Asma (n=4)  66 (55-85)  3M/1LABA-CI, n=2CI, n=1SABA, n=
EPOC (n=12)  74 (68-88)  10M/2LABA-LAMA-CI, n=4LABA-LAMA, n=6LABA-CI, n=

CI: corticoides inhalados; F: femenino; EPOC: enfermedad pulmonar obstructiva crónica; LABA: broncodilatador beta-adrenérgico de acción prolongada; LAMA: antagonista muscarínico de acción prolongada; M: masculino; SABA: broncodilatador beta-adrenérgico de acción corta; SAMA: antagonista muscarínico de acción corta.Edad en mediana y rango (mínima, máxima).

En nuestra serie hemos obtenido una prevalencia de asma y EPOC similar a la de la población general en nuestro medio (en torno al 2-3% de asma en España8 y al 10% de EPOC en mayores de 40 años, aunque estos con frecuencia infradiagnosticados9). Nuestros datos son algo superiores a la prevalencia descrita en China e Italia, pero muy inferior a la referida en EE. UU. y Reino Unido5,6.

Por la experiencia con otras viriasis respiratorias podría esperarse una mayor proporción de pacientes hospitalizados con asma y EPOC. Así, se ha constatado que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas tienen un riesgo muy elevado de requerir ingreso hospitalario por procesos víricos de transmisión respiratoria, como la gripe estacional10,11. Además, podría sospecharse que la EPOC tiene mayor susceptibilidad a la infección por SARS-CoV-2 debido a que este virus utiliza como vía de entrada el receptor de la enzima convertidora de la angiotensina II (ACE-2) y la expresión de esta enzima está incrementada en pacientes con EPOC12. Sin embargo, en nuestra serie solo 4 pacientes tenían asma, casi todos varones, ninguno menor de 55 años, lo que no es reflejo de la población general con esta enfermedad. Estas características junto a lo descrito en otras series, podrían hacer sospechar que puede existir un menor riesgo de infección por SARS-CoV-2 y, por lo tanto, de desarrollo de COVID-19, por lo menos en algunos tipos de pacientes con asma en nuestro medio. Se ha sugerido que la baja frecuencia de enfermedad respiratoria crónica (sobre todo asma) en las series de China y de Italia se podría explicar por 3 situaciones: la falta de su reconocimiento (que parece improbable), un efecto protector por respuesta inmunitaria y finalmente un posible efecto del tratamiento de estas enfermedades13. No puede descartarse que los pacientes con enfermedades respiratorias hayan extremado las medidas de precaución (en algunos países, pero no en otros en vista de las diferencias descritas) para evitar la exposición al virus, y por lo tanto tienen menor riesgo de contagio.

La posibilidad de que el tratamiento inhalado influya en el riesgo de infección por SARS-CoV-2 no se basa solo en datos de prevalencia en ingresados con COVID-19. En modelos in vitro, los corticoides inhalados (solos o en combinación con broncodilatadores) han sido capaces de suprimir la replicación de coronavirus y la producción de citocinas14. Por tanto, quizá podría plantearse también la posibilidad de evaluar un potencial papel protector frente al SARS-CoV-2 del uso de estos fármacos.

Concluimos que en nuestro medio los pacientes con asma o EPOC no parecen expuestos a mayor riesgo de ingreso por COVID-19. Nuestros datos muestran que su prevalencia en ingresados por este proceso es similar a la que se estima en la población general, y marcadamente inferior a la esperada por la experiencia en otras enfermedades víricas respiratorias.

Financiación

Los autores declaran no haber recibido financiación para la realización de este trabajo.

Bibliografía
[1]
J.J. Zhang, X. Dong, Y.Y. Cao, Y.D. Yuan, Y.B. Yang, Y.Q. Yan, et al.
Clinical characteristics of 140 patients infected with SARS-CoV-2 in Wuhan, China.
[2]
Y. Feng, Y. Ling, T. Bai, Y. Xie, J. Huang, J. Li, et al.
COVID-19 with different severity: A multi-center study of clinical features.
Am J Respir Crit Care Med, (2020),
[3]
J. Yang, Y. Zheng, X. Gou, K. Pu, Z. Chen, Q. Guo, et al.
Prevalence of comorbidities in the novel Wuhan coronavirus (COVID-19) infection: A systematic review and meta-analysis.
Int J Infect Dis, 30136–3 (2020), pp. S1201-S9712
[4]
G. Grasselli, A. Zangrillo, A. Zanella, M. Antonelli, L. Cabrini, A. Castelli, et al.
Baseline characteristics and outcomes of 1591 patients infected with SARS-CoV-2 admitted to ICUs of the Lombardy region Italy.
[5]
S. Richardson, J.S. Hirsch, M. Narasimhan, J.M. Crawford, T. McGinn, K.W. Davidson, et al.
Presenting Characteristics, comorbidities, and outcomes among 5700 patients hospitalized with COVID-19 in the New York City Area.
[6]
A.B. Docherty, E.M. Harrison, C.A. Green, H. Hardwick, R. Pius, L. Norman, et al.
Features of 16,749 hospitalized UK patients with COVID-19 using the ISARIC WHO Clinical Characterization Protocol.
[7]
C.I. Bloom, S. Saglani, J. Feary, D. Jarvis, J.K. Quint.
Changing prevalence of current asthma and inhaled corticosteroid treatment in the UK: Population-based cohort 2006-2016.
Eur Respir J, 53 (2019), pp. 1802130
[8]
I. Urrutia, U. Aguirre, J. Sunyer, E. Plana, N. Muniozguren, J. Martínez-Moratalla, et al.
Cambios en la prevalencia de asma en la población española del Estudio de Salud Respiratoria de la Comunidad Europea (ECRHS-II).
Arch Bronconeumol, 43 (2007), pp. 425-430
[9]
J.B. Soriano, J. Ancochea, M. Miravitlles, F. García-Río, E. Duran-Tauleria, L. Muñoz, et al.
Recent trends in COPD prevalence in Spain: A repeated cross-sectional survey 1997-2007.
Eur Respir J, 36 (2010), pp. 758-765
[10]
A. Jha, J. Dunning, T. Tunstall, R.S. Thwaites, L.T. Hoang, O.M. Kon, et al.
Patterns of systemic and local inflammation in patients with asthma hospitalised with influenza.
Eur Respir J, 54 (2019), pp. 1900949
[11]
T.A. Walker, B. Waite, M.G. Thompson, C. McArthur, C. Wong, M.G. Baker, et al.
Risk of Severe Influenza Among Adults With Chronic Medical Conditions.
J Infect Dis, 221 (2020), pp. 183-190
[12]
J.M. Leung, C.X. Yang, A. Tam, T. Shaipanich, T.L. Hackett, G.K. Singhera, et al.
ACE-2 Expression in the Small Airway Epithelia of Smokers and COPD Patients: Implications for COVID-19.
Eur Respir J, (2020), pp. 2000688
[13]
D.M.G. Halpin, R. Faner, O. Sibila, J.R. Badia, A. Agusti.
Do chronic respiratory diseases or their treatment affect the risk of SARS-CoV-2 infection?.
Lancet Respir Med, S2213–2600 (2020), pp. 30167-30173
[14]
M. Yamaya, H. Nishimura, X. Deng, M. Sugawara, O. Watanabe, K. Nomura, et al.
Inhibitory effects of glycopyrronium, formoterol, and budesonide on coronavirus HCoV-229E replication and cytokine production by primary cultures of human nasal and tracheal epithelial cells.
Respir Investig., S2212–5345 (2020), pp. 30005-30008
Copyright © 2020. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.