Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 48. Núm. 9.
Páginas 343 (Septiembre 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 48. Núm. 9.
Páginas 343 (Septiembre 2012)
Cartas al Director
DOI: 10.1016/j.arbres.2012.02.010
Acceso a texto completo
Alternativas para la indicación de roflumilast y la clasificación de enfermedad pulmonar obstructiva crónica
Alternatives to indicating roflumilast and the chronic obstructive pulmonary disease classification
Visitas
...
Luis M. Blasco
Unidad de Alta Resolución Hospitalaria (UARH), Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Santander, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Director:

La indicación actual de roflumilast debe ser matizada. Como se ha comentado en publicaciones previas1, los diferentes mecanismos biológicos por los que el roflumilast actúa modifican la visión simple de un efecto antiinflamatorio lineal. Por un lado, el roflumilast tiene un efecto intrínseco inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 4 (PDE4) que le otorga una capacidad broncodilatadora anticolinérgica, aumentable con el uso de anticolinérgicos de acción larga (LAMA). Un metaanálisis reciente confirma a este grupo de tratamiento como el más eficaz2. Por otro lado, la alteración de PDE4 produce una pléyade de efectos que se solapan con las manifestaciones extrapulmonares de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): anemia, sarcopenia, osteopenia, depresión, astenia, riesgo vascular y arritmias, entre otras3. De ellas, ha cobrado solo interés la inhibición de la inflamación de la vía TNF-alfa, pero de modo parcial. La supresión que ejerce sobre la inmunidad innata, asociada a la capacidad de inhibir el reclutamiento de neutrófilos, puede favorecer la aparición de infecciones, un efecto paradójico bien conocido por los especialistas en enfermedades sistémicas que utilizan terapia biológica. De hecho, otros inhibidores de fosfodiesterasa se han utilizado en la artritis reumatoide, la psoriasis y la enfermedad inflamatoria intestinal. Todos estos elementos no han sido evaluados en ensayos con duración suficiente para identificar riesgos o reevaluar la eficacia en pacientes crónicos, exacerbados por infecciones y habitualmente inmunosuprimidos por corticoides.

En tanto que el roflumilast amplía la concepción de la EPOC, esta matización sobre el fármaco igualmente modifica la visión a la que él mismo condujo de los actuales tipos clínicos definidos por la Guía Española de EPOC (GESEPOC). Si la inflamación parece el nexo de unión de la afectación de la vía aérea, el daño alveolar del enfisema, los efectos PDE4, la comorbilidad de la EPOC y la respuesta al roflumilast, sería interesante sugerir de nuevo la vía de la autoinmunidad. Desde hace tiempo se ha llamado la atención sobre la patogenia autoinmune en la EPOC, hasta el punto de considerarla una enfermedad autoinmune desencadenada o acelerada por el tabaco. Recientemente se han demostrado altos niveles de anticuerpos en cohortes amplias4,5, incluso con estrecha correlación con la evolución del flujo espiratorio en el primer segundo (FEV1) y el bajo peso. Además, la autoinmunidad completaría la existencia del no fumador con EPOC, como se ha demostrado en otro trabajo6.

Por tanto, se puede especular que un subgrupo de EPOC, con comorbilidad sistémica, con exacerbaciones frecuentes sin etiología clara, puede venir explicado por autoinmunidad, y es esperable la respuesta al roflumilast como medicación anti-TNF. En este sentido, habría que monitorizar las posibles complicaciones infecciosas. Parece necesario dirigir nuevas investigaciones hacia este campo y plantear de nuevo una reclasificación de la EPOC más allá de los tipos clásicos que no terminan de explicar la complejidad del síndrome.

Bibliografía
[1]
L.M. Blasco.
Avoiding backward steps in COPD: looking again at roflumilast.
Eur Respir J, 39 (2012), pp. 224-225
[2]
E.J. Mills, E. Druyts, I. Ghement, M.A. Puhan.
Pharmacotherapies for chronic obstructive pulmonary disease: a multiple treatment comparison meta-analysis.
Clin Epidemiol, 3 (2011), pp. 107-129
[3]
C. Jin, W. Ritcher, M. Conti.
Insights into the physiological functions of PDE4 from Knockout mice.
Cyclic Nucleotide Phosphodiesterases in Health and Disease, pp. 323-346
[4]
H.P. Bonarius, C.A. Brandsma, H.A. Kerstjens, J.A. Koerts, M. Kerkhof, E. Nizankowska-Mogilnicka, et al.
Antinuclear autoantibodies are more prevalent in COPD in association with low body mass index but not with smoking history.
Thorax, 66 (2011), pp. 101-107
[5]
B. Núñez, J. Sauleda, J.M. Antó, M.R. Julià, M. Orozco, E. Monsó, PAC-COPD Investigators, et al.
Anti-tissue antibodies are related to lung function in chronic obstructive pulmonary disease.
Am J Respir Crit Care Med, 183 (2011), pp. 1025-1031
[6]
S.S. Birring, C.E. Brightling, P. Bradding, J.J. Entwisle, D.D. Vara, J. Grigg, et al.
Clinical, radiologic, and induced sputum features of chronic obstructive pulmonary disease in nonsmokers: a descriptive study.
Am J Respir Crit Care Med, 166 (2002), pp. 1078-1083
Copyright © 2012. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.