Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 53. Núm. 11.Noviembre 2017
Páginas 603-658
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 53. Núm. 11.Noviembre 2017
Páginas 603-658
Carta científica
DOI: 10.1016/j.arbres.2017.03.025
Empiema fúngico: una entidad infrecuente con elevada mortalidad
Fungal Empyema: An Uncommon Entity With High Mortality
Visitas
559
Blanca de Vega Sáncheza,
Autor para correspondencia
blancadevegasanchez@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Irene López Ramosb, Raúl Ortiz de Lejarazub, Carlos Disdier Vicentea,c
a Servicio de Neumología, Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España
b Servicio de Microbiología, Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España
c CIBERES (Centro de Investigación en Red Enfermedades Respiratorias), Valladolid, España
Este artículo ha recibido
559
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Factores de riesgo de los pacientes con derrame pleural fúngico y especies aisladas
Estimado Director:
Texto Completo

Las infecciones fúngicas se han incrementado en las últimas décadas como consecuencia del frecuente uso de antibióticos de amplio espectro y la mayor presencia de pacientes inmunocomprometidos en nuestra práctica clínica y condicionado el cambio de los microorganismos saprófitos habituales. Aun así, los empiemas de origen fúngico son entidades infrecuentes con una mortalidad superior al 70%. La llegada del hongo a la cavidad pleural tiene su origen más común en infecciones pulmonares, complicación de empiemas crónicos preexistentes, presencia de fístulas esófago-bronquiales o toracocentesis reiteradas1, por lo que en estos pacientes con factores de riesgo habría que considerar la posible etiología fúngica del derrame.

Se presenta un análisis retrospectivo de los derrames pleurales de etiología exclusivamente fúngica diagnosticados en nuestro hospital entre 2005 y 2016. La extracción aséptica de los líquidos pleurales se realizó mediante toracocentesis o drenaje endotorácico; las muestras se sometieron a procesamiento microbiológico incluyendo cultivo, identificación mediante galerías bioquímicas y espectrómetro de masas, observación directa por microscopia en el caso de hongos filamentosos y posterior antifungigrama utilizando paneles comerciales Sensititre® YeastOne (Thermo Fisher Scientific, UK).

Se obtuvieron aislamientos fúngicos de 9 pacientes (8 varones, con edad media de 65±10 años) con sintomatología inespecífica (insuficiencia respiratoria y disnea), una tasa de mortalidad a las 5 semanas del 50% y elevadas estancias hospitalarias (47 días±24). Se aislaron 7 levaduras (2 de ellas Candida no albicans) y 3 Aspergillus fumigatus (A. fumigatus), no documentándose resistencias. La tasa total de tratamiento antimicótico fue del 55%, habiendo sido empleados de forma predominante derivados azólicos y con un uso minoritario de caspofungina o anfotericina B liposomal inhalada. Ninguno de los pacientes había recibido profilaxis antifúngica antes del episodio analizado. En la tabla 1 se reflejan los factores de riesgo identificados en cada paciente para desarrollar infección fúngica y la especie aislada en cada caso.

Tabla 1.

Factores de riesgo de los pacientes con derrame pleural fúngico y especies aisladas

Paciente número  Factores de riesgo identificados  Especie aislada 
Alcoholismo + cirrosis  Candida krusei 
Neoplasia sólida (mesotelioma pleural) + Quimioterapia  Candida parapsilosis 
Sin factores de riesgo documentados  Candida albicans 
Cirugía previa (esofaguectomía)+alcoholismo + neoplasia sólida (carcinoma epidermoide esófago)  Candida albicans 
Cirugía previa (gastrectomía total)+neoplasia sólida (gástrica)  Candida albicans 
Cirugía previa (bariátrica)  Candida albicans 
Trasplante cardiaco+diabetes mellitus 2  Aspergillus fumigatus 
Neoplasia hematológica (síndrome mielodisplásico) + diabetes mellitus 2  Aspergillus fumigatus 
Cirugía previa (toracotomía lateral)+alcoholismo+ enfermedad pulmonar obstructiva crónica  Aspergillus fumigatus 

Al igual que en otras series con mayor número de casos1,2, en nuestra serie Candida spp. seguido de A. fumigatus fueron los agentes etiológicos asociados a la presencia de empiema fúngico con una tasa de mortalidad discretamente inferior. Todos los pacientes salvo uno presentaban una o varias patologías previas que comprometían su sistema inmunitario según los estándares ya publicados1: enfermedad neoplásica, diabetes mellitus, tratamiento con esteroides de larga duración, cirrosis hepática, trasplante de órgano sólido, alcoholismo, infección por el virus de la inmunodeficiencia humana o cirugía en las 4 semanas previas al aislamiento fúngico.

La sospecha clínica, el drenaje de la cavidad torácica, el inicio temprano y el tratamiento de larga duración con antifúngicos se asocian a la reducción de la tasa de mortalidad1. Sin embargo, el tratamiento del empiema fúngico no está protocolizado y se pueden utilizar combinaciones que incluyen varios fármacos (voriconazol, anfotericina B y equinocandinas) debido a la variabilidad de penetrancia de los antifúngicos sistémicos a nivel pleural3,4. El porcentaje de pacientes tratados con antibioterapia de amplio espectro fue superior al de pacientes tratados con antimicóticos, a pesar de la demostración etiológica, sin desescalamiento posterior de aquellos.

La ausencia de un tratamiento antifúngico específico puede ser debida a la falta de consideración por parte del clínico de los hongos como patógenos verdaderos. Resulta necesario valorar su papel infeccioso y estudiar de forma individualizada cada caso con la finalidad de optimizar el tratamiento. Esto incluye la necesidad de profilaxis farmacológica en pacientes de alto riesgo para el desarrollo de empiema fúngico (hemodiálisis, reexploración quirúrgica postrasplante, colonización ambiental por Aspergillus o infección documentada por citomegalovirus)5.

No debería pasarse por alto la gravedad de esta entidad infravalorada y sus consecuencias devastadoras en los pacientes.

Bibliografía
[1]
S.C. Ko,K.Y. Chen,P.R. Hsueh,K.T. Luh,P.C. Yang
Fungal empyema thoracis: An emerging clinical entity
Chest, 117 (2000), pp. 1672-1678
[2]
K.H. Lin,Y.M. Liu,P.C. Lin,C.M. Ho,C.H. Chou,J.H. Wang
Report of a 63-case series of Candida empyema thoracis: 9-year experience of two medical centers in central Taiwan
J Microbiol Immunol Infect., 47 (2014), pp. 36-41 http://dx.doi.org/10.1016/j.jmii.2012.08.010
[3]
T. Matsuda,Y. Koreeda,H. Mataki,T. Taira,S. Noma,I. Higashimoto
A Case of Aspergillus empyema successfully treated with combination therapy of voriconazole and micafungin: Excellent penetration of voriconazole and micafungin into pleural fluid
Inter Med., 49 (2010), pp. 1163-1169
[4]
T.J. Walsh,E.J. Anaissie,D.W. Denning,R. Herbrecht,D.P. Kontoyannis,K.A. Marr
Treatment of aspergillosis: clinical practice guidelines of the Infectious Diseases Society of America
Clin Infect Dis, 46 (2008), pp. 327-360 http://dx.doi.org/10.1086/525258
[5]
R. Zaragoza,J.M. Aguado,R. Ferrer,A.H. Rodríguez,E. Maseda,P. Llinares
EPICO 3.0. Antifungal prophylaxis in solid organ transplant recipients
Rev Iberoam Micol., 33 (2016), pp. 187-195 http://dx.doi.org/10.1016/j.riam.2016.02.001
Copyright © 2017. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?